¿Cómo elijo el ordenador de sobremesa que me conviene?

“elegir-sobremesa”

La evolución de los ’smartphone’ las ’tablets’ y los ordenadores portátiles ha ido poco a poco relegando el uso de ordenadores de sobremesa. Antes podía haber varios en la casa, mientras que ahora suele haber uno y cada miembro de la familia posee un Smartphone o una tablet desde la que permanecer conectados. Sin embargo, los ordenadores de escritorio siguen siendo muy útiles y en la mayoría de los casos, los más potentes. Si estás valorando comprar uno, te damos las claves que debes tener en cuanta para acertar con el que mejor se adapte a tus necesidades.


Ventajas de un ordenador de sobremesa


Los ordenadores portátiles siguen siendo una de las opciones preferidas por parte de los compradores, especialmente por la comodidad de poder transportarlos de un lugar a otro. Pero lo cierto es que un ordenador de sobremesa ofrece muchas más posibilidades en cuanto a prestaciones que un portátil. Por una parte, al tener una caja de mayor tamaño, es posible instalar ‘hardware’ de mejores prestaciones que en el caso de los portátiles que cuentan con un espacio restringido. Un ordenador de sobremesa se puede abrir con facilidad para sustituir piezas o mejorar cualquiera de sus componentes sin temor a que no exista espacio suficiente. Además, las torres PC nos ofrecen una mayor cantidad de puertos de conexión. La relación calidad-precio de un mismo componente siempre será mejor en el caso de los ordenadores de sobremesa que en el de un portátil.




Sistema operativo

El 90 por ciento de los ordenadores que se comercializan en el mundo tienen sistema operativo Windows, en sus diferentes versiones. La más reciente es Windows 10. Los Mac de Apple suponen cerca del 8 por ciento, mientras que las variantes de Linux suponen algo más del 1,5 por ciento. La mayor parte de los ordenadores de sobremesa que se fabrican están preparados para funcionar con Windows o Linux, mientras que el Mac OS solo se integra en los ordenadores que vende Apple.

La variedad de ‘software’ que ofrece Microsoft es mayor que en Apple, también es posible adaptar el ordenador a las necesidades particulares y el coste del aparato es bastante menor. Por su parte, Linux es un sistema operativo más robusto y seguro y se suele emplear para la gestión de servidores. Además, es software libre lo que nos permite adaptarlo a nuestras necesidades específicas, siempre y cuando sepamos algo de programación.


Procesador

El procesador es el elemento de ‘hardware’ que le dota de velocidad y potencia a nuestro ordenador. Aunque pensemos que nunca vamos a sacar partido a un procesador potente, ya que solo emplearemos el ordenador para escribir, navegar por internet y poco más, lo mejor es plantearse las cosas con visión de futuro ya que una semana después empezamos a editar fotos, poco después vídeo y terminamos jugando a un videojuego que requiere altas prestaciones. Es mejor apuntar por encima de nuestras necesidades que quedarnos cortos.

En este sentido, existen en la actualidad dos fabricantes de procesadores que acaparan casi todo el mercado: Intel y AMD. Intel tiene diferentes modelos. como los Pentium, Core i3, i5 e i7. Estos últimos son los más potentes. En cada una de estas categorías existen decenas de variables, por lo que lo mejor será analizar detenidamente sus características en cuanto a velocidad (medida en Ghz). En el caso de AMD, nuestra elección debe de partir de procesadores de la familia FX-8000 o FX-9000.


Memoria RAM

elegir-ordenador-sobremesa

La cantidad de memoria RAM es otro elemento importante en nuestra elección. Este tipo de memoria es capaz de almacenar datos e instrucciones de una manera temporal. Es lógico, por tanto, pensar que si vamos a someter a nuestro ordenador a operaciones de alta capacidad como edición de vídeo de cierta calidad, deberemos de tener la mayor cantidad de memoria RAM posible. En la mayoría de los casos con 8 Gigas será más que suficiente, pero es interesante investigar si la placa base de nuestro ordenador permite ampliar en un futuro la cantidad de memoria RAM instalada.


Tarjeta gráfica

La tarjeta gráfica puede ser otro elemento determinante a la hora de adquirir un ordenador. Estas tarjetas se encargan de convertir los datos digitales en un entorno gráfico que podemos visualizar a través de la pantalla. En este sentido, deberíamos optar por tarjetas gráficas que tuviesen un mínimo de 2 Gigas de RAM y que estén dotadas de salidas de vídeo con las últimas tecnologías como HDMI. Las empresas Nvidia y AMD se disputan el mercado de las tarjetas gráficas con una ligera ventaja en cuanto a calidad para Nvidia.


Placa base

No nos solemos fijar mucho en este componente, pero es uno de los principales, ya que en función del modelo nos permitirá montar un tipo de procesador, cierta cantidad de memoria RAM, la clase de tarjeta gráfica y otros componentes como discos duros de alta capacidad o varios disipadores para refrigerar el interior de nuestra CPU.


Disco duro

elegir-ordenador-sobremesa

Un ordenador de sobremesa normal puede administrar hasta cuatro unidades de almacenamiento o reproducción. El número depende de las capacidades de la placa base. Por norma general, un ordenador de sobremesa suele traer de fábrica un disco duro y una unidad de reproducción-grabación CD/DVD. Cabría la posibilidad de añadir otros dos discos duros u otros dos reproductores. Hoy en día, hay discos duros de hasta 10 teras de capacidad, pero lo normal es que sean de 1 o 2 teras. En 2018 llegarán los discos duros con 16 teras de capacidad.

Es especialmente interesante aumentar las prestaciones de nuestro ordenador con un SDD. Las memorias SSD (Solid State Drive) son dispositivos de almacenamiento de datos que no tienen partes mecánicas o magnéticas como los discos duros HDD (Hard Disk Drive). Esto permite que el acceso a la información que almacenan sea más rápida y es especialmente conveniente que nuestro sistema operativo y el software que requiera más potencia esté  instalado en una memoria SSD.


Conexiones y tarjeta de sonido

Otros aspectos que debemos de tener en cuenta a la hora de adquirir un ordenador de sobremesa son la cantidad de conectores USB y su versión (3.0 en adelante). El nuevo tipo de conecto USB C se presenta como la solución definitiva a todos nuestros problemas, y seguramente sea la predominante en un futuro cercano.

También conviene comprobar si dispone de salidas HDMI, conectividad a Internet a través de red Ethernet y WiFi y, si nos gusta la música, que la tarjeta de sonido tenga las entradas y salidas adecuadas. Creative y Asus son las marcas de referencia hoy en día en cuanto a este tipo de tarjetas.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

- ¿Cómo pongo a punto un ordenador nuevo?

- Los ‘gadgets’ tecnológicos de ciencia ficción que ya están aquí

- Cómo conectarnos a redes WiFi de manera segura



PRODUCTOS DESTACADOS

 
Lo sentimos, el producto no está disponible actualmente en Marketplace.
??? marketplace.toHomeExceptions.codmp0 ???