???header.iralcontenido???

Bodegas Enate

ENATE y el Arte —una rima que tal vez no es casual— coinciden en un punto sublime: la voluntad de la creación. La bodega decidió desde sus comienzos, en 1992, que el maridaje de la enología y la cultura contemporánea sería un rasgo imprescindible en su carácter. Fue un desafío arriesgado desde un punto de vista empresarial y desde una perspectiva artística. Pero el triunfo fue incontestable y creó escuela. El concepto acabó por imponerse: las ideas sublimes resultan evidentes una vez que alguien, ENATE, ha tenido el valor de intuirlas.

Enate dispone de 500 hectáreas de viñedo propio repartidas en distintas parcelas: Valle de Enate (El Grado), Salas Bajas y Torrefierro, Cregenzán y Alcanetos en Barbastro. Todas ellas están situadas entre los 550 y 600 metros de altitud y protegidas por la cordillera pirenaica y por los suaves vientos que, a partir de junio, hacen que las temperaturas diurnas desciendan bruscamente por la noche.

Los tipos de uva que se cultivan son Gewürztraminer y Chardonnay en lo que respecta a variedades blancas, y Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah en variedades tintas, todas ellas reconocidas por la D.O. Somontano.

La bodega desarrolla una viticultura de alta calidad basada en cuatro puntos esenciales: viticultura de precisión, respeto por el medioambiente, bajas producciones por hectárea y óptimas condiciones de vendimia.

Cargando productos...

Ir a arriba