Braguitas de aprendizaje: el principio del fin del pañal

Para muchas familias, las braguitas y calzoncillos de aprendizaje son un elemento fundamental para que los pequeños aprendan a ir al baño solitos. Son una especie de pañales que se suben y bajan como si fueran ropa interior, y permiten que los niños se den cuenta de que los han manchado, pero sin que les moje la ropa. Hay que buscar el momento preciso en que el niño esté preparado para éste paso, y sea capaz de reconocer las señales que le está enviando su cuerpo antes de iniciar el proceso.

braguitas  de aprendizaje

¡Ropa interior nueva!

La braguitas y calzoncillos de aprendizaje son ropa interior absorbente que vuestros hijos aceptarán encantados: se bajan y suben como la ropa interior y tienen muchos diseños y estampados, así que pueden elegir el que más les guste. Se adaptan perfectamente a su cuerpo y les permiten notar cuándo se les ha escapado el pis, pero sin que se les moje la ropa.

Hay modelos con una apertura lateral que permiten comprobar si están húmedos, e incluso otros que borran sus dibujos cuando se mojan para que sea más fácil darse cuenta.

Suelen estar confeccionados de algodón orgánico, con una capa impermeable exterior y con el interior de microfibra absorbente que evita que se moje la ropa con los escapes.

Son muy suaves al tacto y no darán alergias… y lo más importante: le darán a tu hijo una gran autonomía y seguridad en sí mismo, porque verá que es capaz de subirlas y bajarlas por él mismo.

El proceso

Los niños dejan el pañal poco a poco, forma parte de su proceso de madurez. Lo primero que ocurrirá será que os avisará cuando haya mojado el pañal, después mientras lo está mojando y por último, cuando lo va a mojar.

Cuando el niño ya es capaz de avisarnos de que tiene ganas de ir al baño, aunque acabe haciéndose sus necesidades encima, es el momento de introducir las braguitas de aprendizaje.

braguitas  de aprendizaje

Una vez que haya comenzado a utilizar las braguitas o calzoncillos de aprendizaje, debe aprender a ir al baño, bajarse la ropa y sentarse a esperar a que llegue el pis.

Al principio, lo más importante es recordarle de vez en cuando que hace un buen rato que no hace pis, ya que es posible que si se distrae se le olvide y se le escape. También es importante que no le agobies y que le des libertad, y ten presente que al principio los escapes ocurrirán: no pasa nada, está aprendiendo y para eso tienes las braguitas y calzoncillos de aprendizaje.

Otra cosa que debemos enseñar a conciencia es a limpiarse bien y a lavarse las manitas cuando vayan al cuarto de baño.

El mejor momento

Estadísticamente, el 61% de los niños deja el pañal entre los dos y los tres años, y el 34%, antes de cumplir los dos. Es decir, hay algunos niños que más o menos a los dos años son capaces de controlar sus esfínteres. Esto es simplemente un dato, ya que lo más importante es que cada familia observe a sus hijos. Por ello, aunque está muy extendida la creencia de que el mejor momento para quitar el pañal es durante el verano, lo cierto es que será un trabajo en vano si nuestro hijo no está preparado.

El mejor momento para dejar el pañal no es cuando a nosotros nos viene mejor, sino cuando lo marca la madurez física y psíquica de cada bebé.

Aprender a ir al baño es como andar o hablar, surge de manera natural si les dejamos tiempo y espacio suficiente.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba