Claves para encontrar la bicicleta de carretera ideal

Acertar en la compra de una bici de carretera depende de muchos factores, como el uso que le vayamos a dar o el presupuesto que tengamos. Conocer todas las características te ayudará a adquirir el modelo que necesitas.

bicicleta de carretera

Usos diferentes

La primera pregunta que debes responderte es para qué quieres una bici. Si lo que deseas es pasear o realizar rutas en bici largas sin exigencias, lo más sensato es optar por una bicicleta de gran fondo que priorice la comodidad y la resistencia. Su cuadro es más corto, lo que ayuda a mantenerte erguido sobre la bici, y su manillar es plano y manejable.

Si quieres dar un paso más y buscas algo que te haga competitivo, los modelos Aero y las bicis de competición son lo que necesitas, aunque te exigirán una posición más agresiva para mejorar la aerodinámica. También están las bicis escaladoras, que son más ligeras y están diseñadas para subir cotas con más facilidad que con una de gran fondo. Perfectas para el ciclismo a fondo, aunque de un coste más elevado.

Recuerda que debes comprar una bicicleta que se corresponda a tu talla ciclista. Puedes guiarte por el tallaje genérico correspondiente a la estatura, pero si mides la longitud de tu pierna (desde el suelo hasta el punto donde el cuerpo apoya en el sillín) y la multiplicas por 0,66, obtendrás la medida que debe tener el cuadro de la bici.

Las bicicletas de alta gama poseen mejoras que sólo son aprovechables en una competición profesional o semiprofesional, por lo que si eres principiante no te merecen la pena.

La importancia de los componentes

bicicleta de carretera

La calidad de una bicicleta es la suma de unos buenos elementos sabiamente mezclados. Los principales son los grupos, que designan la combinación del freno y las palancas de cambio. Lo más importante es que el grupo te de las velocidades que necesitas, y que los frenos sean eficaces y los desviadores precisos.

Fíjate en que el manillar sea cómodo, así como en la calidad de las ruedas, de la que es conveniente que compres un par de repuesto. Los pedales deben ser resistentes y el cuadro rígido. Hay que combinar calidad y presupuesto.

En cuanto a los materiales de la bici, puedes elegir entre carbono o aluminio. El carbono aguanta mejor los impactos y tiene más consistencia, pero también es más caro, mientras que el aluminio aguanta mejor la oxidación.

No olvides los accesorios

Evidentemente, el presupuesto es una de las cuestiones que van a marcar tu decisión. El coste de una bicicleta puede variar entre los 600 euros de una bici de gran fondo y los 5.000 o 6.000 de los modelos de competición. Ese precio viene marcado por los componentes (gasta solo en los accesorios de bicicleta que necesites), el tipo de bici y el diseño, así que si manejas un presupuesto pequeño, lo más aconsejable es que no lo gastes en aquello que no vas a aprovechar y valores la calidad de los componentes principales.

La bicicleta es sólo un elemento más del equipo de un ciclista, ya que existen elementos imprescindibles para practicar ciclismo. Entre ellos están el casco, el maillot, el portabidones, las zapatillas de ciclista y la caja de herramientas.

Debes destinar una parte de ese presupuesto a los accesorios para la bicicleta, merece la pena gastar un poco más que correr el riesgo de que se estropeen al poco tiempo.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba