Pedidosrealizados
Listassupermercado

Cómo ahorrar energía con el aire acondicionado

Hace no muchos años, los aparatos de aire acondicionado eran un lujo reservado solo a los más pudientes. En pleno agosto, con el termómetro rondando los 40 grados, entrar en una casa fresca y agradable era poco más que un sueño inalcanzable. Pero todo eso ha cambiado, y ahora el uso de estos aparatos se ha democratizado hasta el punto de ser mayoría las casas que tienen uno.

ahorrar energía

Eficiencia energética

Aunque los precios de las máquinas de aire acondicionado han bajado sensiblemente, las tarifas eléctricas no lo han hecho, de manera que mantener un aparato conectado todo el verano puede convertirse en una catástrofe para nuestro bolsillo.

Antes de comprar un aparato de aire acondicionado, hay que fijarse bien en la etiqueta energética que lo acompaña para identificar los más eficientes. Así nos aseguraremos de que nuestra máquina enfriará al máximo consumiendo la menor energía posible.

Debemos buscar un código que indica el grado de eficiencia energética con letras y colores. La A y el verde se usan para los equipos más eficientes. A partir de ahí, se va perdiendo eficiencia energética, hasta llegar a la G y al color rojo para los menos eficientes.

Sería conveniente calcular el número de frigorías que debe tener nuestro aire acondicionado antes de comprarlo. Para ello, tenemos que multiplicar los metros cuadrados de la estancia que queremos enfriar por su altura para hallar su volumen. Después multiplicaremos esa cifra por 50, y ese dato será el número de frigorías necesario.

Frío con cabeza

Para evitar que las máquinas se calienten y funcionen de forma errónea, lo mejor es situar tanto la unidad interior como la exterior lejos de la luz del sol y de otros aparatos que emitan calor. En el caso de la interior es más sencillo, y en el caso de la exterior, podemos taparla total o parcialmente con una pantalla que la cubra.

Combinar el aire acondicionado con otros sistemas, como ventiladores o abanicos tradicionales, nos ayudará a reducir el consumo energético y la factura de la luz. Fuera de las horas más calurosas del día, esos sistemas pueden ser suficientes si aprovechamos el fresco que ha dejado el aire acondicionado.

Un buen consejo para ahorrar energía con el aire acondicionado es regular la temperatura con sentido común. Puede parecer obvio, pero todos hemos entrado en oficinas y casas en las que, en pleno verano, nos hemos tenido que poner una chaqueta. Por cada grado que hacemos bajar la temperatura, el consumo energético aumenta un 8%, así que hagamos que el aparato nos proporcione el frescor necesario para no sudar la gota gorda, pero sin pasarnos. La temperatura recomendada es de 22-25º C.

aire acondicionado

Otros consejos

Un mantenimiento adecuado de los aparatos de aire acondicionado ayudará a reducir su consumo. Unos filtros de aire sucios harán que la máquina necesite más energía para ofrecer el mismo rendimiento.

Los artículos blancos o de color claro, como cortinas o colchas, reflejan mejor la luz del sol y contribuyen a mantener la casa fresca.

En la medida de lo posible, es conveniente mantener cerradas las puertas y ventanas mientras el aire acondicionado está funcionando. Así que aprovecha las horas más frescas del día para ventilar la casa. Además, es recomendable mantener la vivienda a oscuras con las persianas parcialmente bajadas, y no tener innecesariamente conectados otros aparatos eléctricos.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba