Pedidosrealizados
Listassupermercado

Cómo cambiar las escobillas del limpiaparabrisas tú mismo

El roce contra el cristal desgasta el material y es necesario cambiar las escobillas del limpiaparabrisas cada dos años, menos aún si han estado expuestas a la nieve y a cambios de temperatura.

cambiar limpiaparabrisas

La revisión y puesta a punto del automóvil antes de un viaje largo es ya una costumbre entre los conductores, una muy buena costumbre. Pero no solo antes de las vacaciones hay que prestar atención al estado del automóvil. Es tan importante que nada falle tanto en un desplazamiento corto habitual como cuando hacemos cientos de kilómetros. Aceite, presión de las ruedas, líquido refrigerante… a esta lista de indispensables a revisar hay que añadir uno más: las escobillas del limpiaparabrisas, fundamentales ante una tormenta inesperada.

Gracias a un movimiento continuo sobre la superficie del parabrisas, apartan el agua y limpian la suciedad que dificulta la visión del conductor. Pero ese rozamiento de la escobilla contra el cristal provoca un desgaste que hace imprescindible renovarlas cada dos años. La lluvia, la nieve y los cambios de temperatura también afectan a su durabilidad, que puede acortarse a los 18 meses.

Síntomas de un cambio necesario

escobillas limpiaparabrisas

Al margen del desgaste temporal, ¿qué otros indicadores nos advierten de que es el momento de cambiar las escobillas? Si al deslizar el dedo por su filo notamos alguna irregularidad, será síntoma de desgaste. Durante su funcionamiento también se pueden advertir otros defectos, desde ruidos a que el parabrisas no quede totalmente limpio o se mantengan zonas húmedas después de su paso. Ante cualquiera de estas situaciones es recomendable cambiar las escobillas. Se trata de un proceso sencillo para el que no es necesario acudir a un taller. Cualquiera puede hacerlo en su propio garaje.

Escobillas nuevas en dos minutos

¿Cómo cambiar las escobillas?

    1. Lo primero de todo es escoger el modelo adecuado: tiene que corresponder con la marca y categoría del vehículo.

    2. Del mismo modo, hay que escoger el adaptador que corresponda al tipo de brazo del limpiaparabrisas.

    3. Una vez escogido el modelo correspondiente, hay que colocar el adaptador en la escobilla, siguiendo las indicaciones que explique el manual.

    4. A continuación, colocar la segunda pieza: la oscilante, que debe engancharse con el brazo del limpiaparabrisas.

    5. Cuando ambas estén colocadas, ya se puede proceder al recambio. Antes hay que quitar las escobillas antiguas. Para ello, tan solo hay que presionar el botón de extracción.

    5. La nueva se colocará insertando la pestaña de la escobilla en la ranura del brazo.

¡Y listo! Escobillas nuevas para sumar más y más kilómetros. Eso sí, antes de circular por carretera, es recomendable comprobar que funcionan correctamente (a distintas velocidades) y se deslizan sin problema por la superficie del parabrisas por si no hemos realizado correctamente todo el proceso o han quedado sueltas.

Trucos para mantener unas escobillas perfectas

escobillas limpiaparabrisas

Para prolongar la vida útil de las escobillas, que oscila entre los 18 meses y los dos años, hay varias recomendaciones a tener en cuenta. La más importante es utilizar siempre líquido limpiaparabrisas.

Nunca utilices agua corriente en vez de líquido antiparabrisas, ya que podría congelarse y estropear las escobillas antes de tiempo.

Nunca debe sustituirse por agua corriente, que puede congelarse, ni por productos que contengan alcohol, ya que estropean el caucho con el que están hechas las escobillas. Además hay que evitar recurrir a los limpiaparabrisas cuando la luna esté repleta de nieve, ya que no están diseñados para retirarla y el peso podría deformarlos.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba