Cómo curar lesiones con vendajes térmicos

El deporte aporta beneficios para el organismo tanto psicológicos como emocionales. Pero mucho cuidado: una práctica incorrecta, abusiva o sin la supervisión de un profesional puede tener consecuencias negativas, como la aparición de lesiones musculares. Una solución para tratarlas de forma rápida y eficaz son los vendajes térmicos.

lesiones deporte

Prevención ante todo

Cuando se acerca el verano, empieza un nuevo curso o pasan las navidades, todos queremos intentar ponernos en forma para sentirnos mejor. Y es precisamente esa prisa la que, en la mayoría de los casos, termina provocándonos una lesión de mayor o menor gravedad.

Para evitar lesiones, es fundamental que calentemos bien, que comencemos con ejercicios suaves y vayamos aumentando poco a poco su intensidad y que, una vez hayamos terminado, dediquemos unos minutos a estirar bien.

Si la lesión ya se ha producido y no podemos o no queremos esperar a que cure sola para volver a practicar nuestro deporte favorito, un vendaje térmico puede ser la solución.

Vendajes térmicos: frío y calor

Los médicos suelen estar de acuerdo en que la mejor reacción a corto plazo cuando se origina una contractura muscular es aplicar frío de forma local durante las primeras 24 o 48 horas. Sin embargo, los mismos médicos recomiendan comenzar a tratar esa lesión con calor al cabo de ese tiempo. De esta manera se alivia el dolor y se mejora el rendimiento de los tejidos suaves.

vendaje térmico

Los vendajes térmicos aplican calor a la zona lesionada, de tal manera que se favorece la circulación de sangre y, con ella, de glóbulos rojos que transportan oxígeno. Gracias a este oxígeno, los tejidos dañados se reparan con mayor rapidez y se acelera notablemente el proceso de cicatrización.

Conocemos con el nombre de termoterapia la aplicación de calor a zonas del cuerpo que han resultado dañadas, generalmente a causa de una lesión deportiva. Hoy en día, existen en el mercado una serie de vendajes térmicos que pueden generar ese efecto y traer numerosos beneficios a los músculos, tendones y articulaciones dañadas.

Curando lesiones

Actualmente, podemos encontrar vendajes térmicos que han sido diseñados no solo para curar lesiones, sino para hacerlo de una forma rápida y cómoda. Gracias al neopreno con que están fabricados, se adaptan perfectamente a las articulaciones y permiten al usuario continuar con su rutina de ejercicios minimizando el dolor y acelerando la recuperación.

vendaje térmico

El efecto analgésico y relajante de los vendajes térmicos se maximiza gracias al neopreno y a los cierres de velcro que incorporan. Al envolver totalmente la zona dañada, aplican el calor de manera constante y generalizada. Además, garantizan una sujeción adecuada y permiten una libertad de movimientos casi absoluta.

Una batería de litio de pequeño tamaño pero de gran duración asegura el correcto funcionamiento del vendaje térmico durante mucho tiempo y, gracias a lo asequible de su precio (no alcanzan los 50 euros), podemos intercambiar un vendaje por otro mientras recargamos la batería del primero.

TODOS LOS VENDAJES TÉRMICOS


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba