Cómo elegir afeitadora

De un tiempo a esta parte, la barba ha vuelto a ponerse de moda entre los hombres de medio mundo, sobre todo los que se preocupan por su cuidado personal. Desde el efecto “barba de tres días” hasta las barbas largas y frondosas elegidas por los hípsters, pasando por las tradicionales, cerradas y bien delineadas, cada vez es mayor el número de varones que opta por lucir vello en su rostro.

afeitadoras

Si sumamos los hombres que han dejado crecer su barba a los que día tras día se afeitan delante del espejo antes de ir a trabajar, entenderemos perfectamente por qué las afeitadoras eléctricas se han convertido en uno de los regalos preferidos en nuestro país. El problema viene a la hora de elegir una máquina de afeitar: ¿Con cuál me quedo? ¿Cuánto me gasto? ¿Qué diferencia a unas de otras? En esta guía de compra intentaremos arrojar algo de luz sobre estas y otras dudas.

Afeitadoras eléctricas: opciones para todos los gustos

El mercado está lleno de afeitadoras eléctricas, cada una con unas características; desde máquinas de afeitar por poco dinero hasta otras más caras. En ocasiones resulta complicado separar el grano de la paja entre tantas opciones. Más aún teniendo en cuenta que todos los años los fabricantes renuevan sus productos e introducen pequeños cambios o mejoras en los que ya tenían.

La clave está en dejar a un lado las opiniones que nos trasladan familiares y amigos al contarnos su experiencia, y centrarnos en analizar una serie de detalles de la máquina en sí y de nuestra propia barba. Si conseguimos hacer eso, llegaremos a encontrar la afeitadora que de verdad se ajuste a nuestras necesidades.

Los detalles que debemos analizar son: la sensibilidad de nuestra piel, el tipo de barba que tengamos, la marca de la afeitadora, su ergonomía y comodidad de uso, su facilidad de manejo y mantenimiento, así como las características de su batería y de sus recambios.

Todo empieza por nosotros mismos

afeitadoras

Antes de examinar a fondo las características de la máquina de afeitar que queremos comprar, debemos repasar las de nuestra propia cara, empezando por la sensibilidad de nuestra piel. Aunque las máquinas modernas no entran en contacto directo, pueden irritarla si esta es sensible. Por eso, si tu piel se resiente habitualmente, lo mejor es que busques una afeitadora que pueda usarse bajo la ducha, de manera que la barba se ablande antes de cortarla y la irritación sea menor.

Para las pieles sensibles están especialmente recomendadas las máquinas de afeitar con sistema de láminas y las de cabezal rotativo. Las primeras son idóneas para conseguir un buen apurado cada día, y las segundas son la mejor opción para recortar barbas largas y para lograr un efecto “barba de tres días”. En resumen, una buena afeitadora eléctrica para pieles sensibles será aquella que corte el mayor número de pelos de una sola pasada, tanto si son cortos como largos y que, al mismo tiempo, elimine los pelos ya cortados que se pegan a la piel. De esa manera, se evita tener que pasar varias veces por la misma zona y se minimiza la irritación.

El otro factor determinante a tener en cuenta antes de proceder al análisis de la máquina de afeitar es el tipo de barba. A medida que aumenta la dureza del pelo se reducen las opciones ideales, puesto que entra en juego la potencia de la afeitadora y el diseño de sus cuchillas. Si tu barba es muy dura y te afeitas a diario, tendrás que optar por uno de los modelos más potentes y avanzados del mercado.

Comodidad ante todo

afeitadoras

Es esencial que la máquina que elijamos sea, al menos, cómoda y sencilla de manejar. Para ello, debemos asegurarnos de que sea fácil de sostener, que tenga un peso equilibrado, que podamos deslizarla cómodamente por toda la cara (incluidas las zonas más complicadas), que no resulte resbaladiza y que tenga un tamaño que se ajuste al de nuestra mano.

Además, es conveniente elegir una afeitadora que sea fácil de limpiar, a ser posible poniéndola bajo el chorro de agua del grifo, y que no sea necesario desmontarla por completo siempre que la usemos, para después tener que montarla otra vez.

Por último, algunas afeitadoras incluyen extras adicionales como un soporte de carga, un estuche de regalo para transportarla o una pequeña pantalla LCD que refleje información sobre el estado de la batería o de las cuchillas.

Batería y recambios

Cada vez son más las afeitadoras que que no necesitan cable, sino que funcionan con una batería incorporada. Si el factor más importante de tu compra es el precio, puede que optes por una máquina tradicional con cable. Para su funcionamiento, necesitan estar contectadas a la red continuamente. Cada vez hay menos modelos de esta clase en el mercado.

Por el contrario, si eliges una afeitadora sin cable, lo ideal es que la batería tenga un tiempo de carga corto, y que no necesites enchufarla durante horas antes de poder usarla. A ser posible, también interesa que tenga la opción de carga rápida, y así poder conectarla solo un par de minutos a la corriente antes de afeitarte si te la encuentras descargada por la mañana. Además, observa si la batería de la máquina dura al menos diez días, y asegúrate de que no perderá capacidad con el paso del tiempo.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba