Pedidosrealizados
Listassupermercado

Cómo elegir barras portaequipajes para tu vehículo

Aquí va una verdad universal: no importa cómo de grande sea el maletero de nuestro coche, siempre terminará siendo pequeño. Por ello, las bacas y barras portaequipajes o de techo nos pueden hacer la vida más fácil cuando el maletero no es suficiente.

barras portaequipajes

Fundamentalmente, las barras portaequipajes de techo se utilizan para colocar encima de ellas bicicletas, esquíes, tablas de surf o cajas portaequipajes. Esta última es una alternativa interesante para conseguir un maletero extra sin tener que comprar un remolque. Las barras portaequipajes constituyen una pequeña contradicción en sí mismas, ya que en realidad no sirven para portar equipajes, sino que actúan como soporte de la baca o de cualquier otro dispositivo que se instala en el techo del coche.

Muy pocos vehículos incorporan estas barras de serie, por lo que si no se ha solicitado al fabricante que las instale en el momento de comprarlo, el conductor debe hacerlo después, bien personalmente o con el soporte del servicio técnico de la marca .

Cajas portaequipajes

porta equipaje

No podemos hablar de las barras de techo sin hacer referencia a las cajas portaequipajes, ya que, junto con el transporte de bicicletas, son el uso mayoritario que se da a estas barras. Al elegir uno de estos maleteros adicionales, debemos analizar con cuidado que el peso del conjunto caja + contenido + vehículo + equipaje no exceda del peso máximo autorizado por el fabricante, ya que ello podría poner en peligro la estabilidad del coche.

También es importante el tamaño: todos queremos un portaequipajes grande en el que quepa de todo, pero es esencial que no sobrepase la línea del parabrisas y que no dificulte la apertura del maletero. Asimismo, comprobaremos que la caja elegida deje al menos diez centímetros de separación respecto al techo del coche para no perturbar su aerodinámica y estabilidad, y que el cierre que ofrece sea lo suficientemente seguro como para no abrirse en mitad del viaje o para ser una presa fácil para los ladrones cuando el vehículo esté aparcado.

  • Si el vehículo tiene barras longitudinales: la mayoría de los coches no las incorporan, pero muchos todoterrenos, monovolúmenes y rancheras sí lo hacen. Las barras de techo que compremos deberán ser de tipo ‘railing’ si nuestro vehículo dispone de estas barras longitudinales; en ese caso, las primeras se fijan cómodamente sobre las segundas, y listo para comenzar el viaje.
  • Si no hay barras longitudinales: las barras de techo se tienen que instalar sobre unos puntos de anclaje fijados por el fabricante o, en su defecto, sobre la parte superior de las puertas. En este caso el proceso resulta un poco más complejo y es preferible acudir a un instalador autorizado.

A tener en cuenta

Hay una serie de factores que debemos tener muy presentes a la hora de elegir una barra de techo u otra.

  • El vehículo: ¿Tiene techo reforzado? ¿Qué tipo de coche es? ¿Incorpora barras integradas o ‘railing’ en el techo?
  • La frecuencia con la que las vamos a utilizar: no optaremos por las mismas barras si solo las queremos para un par de fines de semana al año o si las vamos a utilizar continuamente, porque unos productos son más fáciles de instalar que otros dependiendo de si son para dejar siempre o de si serán de quita y pon.
  • porta equipaje
  • Carga máxima: el precio de la barra es más elevado a medida que aumente el peso que puede soportar. Si solo queremos transportar algo ligero, no merece la pena gastar más.
  • Sistemas de fijación: dependiendo del coche que tengamos, debemos observar dónde y cómo se deben anclar las barras portaequipajes. El kit de anclaje es básico. Algunos vehículos las llevan en los bordes del techo, justo encima de las ventanillas, y otros tienen puntos especialmente diseñados para fijarlas.

En lo que respecta a los materiales con que están construidas las barras portaequipajes, podemos encontrar dos tipos: de acero y de aluminio.

  • Barras de acero: son, en general, más baratas, pero bastante más pesadas y suelen presentarse con diseños más rectos, por lo que son menos aerodinámicas y más ruidosas. Pueden resultar una opción interesante cuando solo se utilizan de forma ocasional.
  • Barras de aluminio: son más ligeras, redondeadas y aerodinámicas, aunque también notablemente más caras. Estéticamente son mucho más bonitas, incluso pueden resultar deportivas, y sin renunciar a la resistencia que ofrecen las de acero. Son recomendables para quienes las quieran dejar instaladas todo el año. También pueden ser útiles las cuerdas elásticas.

Seguridad ante todo

porta equipaje

Las barras portaequipajes no suponen, en ningún caso, un peligro para la estabilidad del coche y, por tanto, para su seguridad. Pero tienen que estar bien instaladas y cumplir con todos los requisitos establecidos tanto por el fabricante del vehículo como por el de la propia barra. Además, no olvides comprobar siempre las fijaciones y anclajes antes de comenzar un viaje. Factores que hay que revisar:

  • El peso: bajo ningún concepto la carga debe exceder el peso máximo autorizado por el fabricante de la barra porque podría poner en serio peligro a los ocupantes del vehículo. El peso que soportan estas barras suele estar comprendido entre los 50 y los 100 kilos.
  • El tamaño: también es fundamental que las dimensiones del objeto u objetos que transportemos no superen a las del techo del coche y, en la medida de lo posible, que no sobresalgan por delante, por detrás ni por los lados.
  • Defectos estructurales: su buen estado inicial es importante, porque tendrán que soportar las inclemencias del tiempo, las altas velocidades y el peso de la carga que pongamos encima. En caso de duda entre dos modelos diferentes, opta siempre por las más resistentes, aunque sean un poco más caras.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba