Pedidosrealizados
Listassupermercado

Cómo elegir cadenas de nieve para tu automóvil

Si no quieres tener que dar la vuelta en la carretera cuando comience a nevar o arriesgarte a sufrir un accidente, lo mejor es que aprendas todo lo necesario para elegir y colocar las cadenas de nieve en los neumáticos de tu automóvil.

cadenas de nieve

El principio que rige el funcionamiento de las cadenas para la nieve es, básicamente, el mismo que el de los tacos en las botas de los futbolistas: clavarse al terreno y evitar el deslizamiento de una superficie que, de no ser por ellas, sería demasiado plana como para agarrarse.

Los expertos recomiendan las cadenas solo en los casos en que se vaya a conducir ocasionalmente por terrenos nevados o helados, es decir, como una medida excepcional. Si, por el contrario, es habitual circular por este tipo de carreteras, lo mejor es hacer un cambio de neumáticos cuando llegue la estación fría y cambiar los de verano por los neumáticos de invierno. Este tipo de gomas tienen un agarre muy superior y no precisan del uso de cadenas.

¿Qué cadenas de nieve elijo?

Actualmente existen en el mercado cadenas para todos los gustos, necesidades y presuestos. Lo más importante es que, antes de comprarlas, prestemos atención a las medidas de nuestras ruedas, que aparecen en la ficha técnica del vehículo y en los laterales de los neumáticos. Esas medidas son el diámetro del neumático, la altura de su perfil y el ancho de la llanta, y debemos ceñirnos a ellas o, en caso contrario, las cadenas no servirán. A continuación veremos las distintas opciones que nos ofrece el mercado.

  • Cadenas tradicionales: fabricadas con eslabones de acero que se entrelazan y envuelven al neumático. Suelen incluir tensores para mantenerlas pegadas al neumático, y su estructura puede ser transversal o de rombos. Son duraderas y baratas, aunque pueden resultar algo complicadas de poner, ruidosas, transmiten bastantes vibraciones a la dirección y pueden llegar a dañar las llantas del coche. Son recomendables para quienes quieran llevarlas en el coche solo por si surge un imprevisto, no teniendo habitualmente que llegar a usarlas .
  • Cadenas tradicionales: cadenas textiles: se han convertido en las favoritas de los conductores que no se enfrentan a esta situación habitualmente por su gran comodidad de instalación, altas prestaciones y buen precio. Su comportamiento es prácticamente el mismo que las de eslabones de acero, pero se instalan más fácilmente, simplemente cubriendo el neumático con una funda de lona fijada con gomas, y además no transmiten vibraciones a la dirección ni hacen ruido. La contrapartida es que duran bastante poco, y se deterioran muy rápidamente en cuanto ruedan sobre asfalto. Son recomendables para los conductores que prevean su utilización ocasional.
  • cadenas nieve coche
  • Cadenas tradicionales: cadenas compuestas: constituyen un término medio entre las textiles y las de eslabones de acero, ya que su estructura es la de una cadena tradicional, pero con eslabones formados por una red textil. Su funcionamiento es impecable, y prácticamente no se dejan notar en la conducción. Son sencillas y rápidas de colocar, además de muy duraderas. Su precio es más elevado que las anteriores. Se recomiendan para los conductores que las tengan que usar en bastantes ocasiones a lo largo del año.
  • Cadenas tradicionales: cadenas de tipo araña, semiautomáticas o araignées: constituyen el nivel más alto de seguridad, calidad, prestaciones y precio. Están formadas por un disco que se fija a la llanta mediante tornillos y una cadena de tipo oruga que se ancla al disco por un lado y al neumático por otro. Su colocación no es difícil, siempre y cuando el disco esté ya instalado en la rueda; si no es así, resulta algo engorroso. Se recomiendan para los conductores que transiten con frecuencia por carreteras nevadas o con condiciones meteorológicas adversas.
  • Cadenas tradicionales: cadenas líquidas: En realidad no son cadenas como tal, aunque actúan como si lo fueran de forma temporal. Consisten en un spray con el que se rocían los neumáticos y, gracias a las resinas viscosas que lo componen, permiten que la goma se adhiera mejor al terreno. Solo son recomendables para salir de una situación comprometida de manera puntual, ya que su efecto desaparece rápidamente a causa del agua y la rodadura, y la policía no permite continuar por una carretera en la que sean obligatorias las cadenas solo con ellas.

Colocación y uso de las cadenas

cadenas nieve coche

Cada marca y cada modelo de cadenas presentan unas especificaciones distintas para su colocación pero, en general, no es difícil si tenemos un poco de paciencia y leemos bien las instrucciones. Lo que es común a todas las cadenas es que debemos colocarlas en las ruedas motrices, es decir, las que impulsan al coche, aunque si las condiciones son muy adversas, es preferible colocarlas en las cuatro ruedas.

Además, debemos recordar que solo hay que circular con cadenas cuando haya nieve, y retirarlas inmediatamente en cuanto esta desaparezca. La velocidad del coche no debe superar los 50 km/h mientras estén puestas, y debemos evitar los cambios de marcha en la medida de lo posible, así como los frenazos, acelerones y giros bruscos de volante. Una vez quitadas las cadenas, es importante lavarlas y aclararlas bien al llegar a destino, para evitar la corrosión que puede provocar la sal que se echa en las carreteras para que no se forme hielo.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba