Cómo elegir cafetera

Para desayunar, a media mañana, después de comer o a la hora de la merienda, el café es una de las bebidas calientes -y frías- más consumidas en todo el mundo. Por este motivo, la cafetera se ha convertido en imprescindible en la mayoría de los hogares y centros de trabajo. ¿Pero cuál es la más apropiada? Te ofrecemos una pequeña guía para ayudarte en tu elección.

cafeteras

Cafetera italiana o Moka: tradicionales y eléctricas

Muy popular en Europa –especialmente en Italia, España y otros países mediterráneos–, la conocida como cafetera italiana es muy fácil de utilizar. Consta de dos cuerpos que se enroscan por el centro. Para preparar el café solo hay que poner agua en la parte inferior, colocar el café en el filtro con forma de embudo que se superpone sobre este cuerpo y enroscar la parte de arriba a la de abajo. Cuando el agua empieza a hervir, asciende y atraviesa el filtro y el tubo perforado situado en la parte superior de la cafetera, donde se deposita. En función de la cantidad de agua que utilicemos obtendremos un café más o menos concentrado.

Esta cafetera ofrece numerosas ventajas: son simples y están disponibles en varios tamaños, además tienen buen precio y preparan un café de gran sabor e intensidad regulable, dependiendo del gusto del usuario.

Tradicionalmente han funcionado colocándolas sobre el fuego, pero también se han convertido en electrodoméstico. Hoy en día las cafeteras italianas eléctricas te facilitan aún más la tarea.

La mecánica de las cafeteras Moka eléctricas es igual que la de las tradicionales. El agua y el café se ponen en los mismos recipientes y la bebida se infusiona de idéntica forma. La diferencia fundamental radica en el modo en que se calienta el agua para llegar al punto de ebullición, ya que esta cafetera se ensambla sobre una base eléctrica que se enchufa a la corriente. La cafetera y la base eléctrica son piezas separadas, que se limpian y se guardan fácilmente, además, podrás preparar un café siempre que tengas cerca un enchufe, con lo cual son ideales también para una oficina o centro de trabajo. Estas Moka son, eso sí, algo más caras que las tradicionales.

Cafetera americana o de goteo

cafeteras

Las cafeteras americanas son, probablemente, las más ‘cinematográficas’, ya que son las más utilizadas en Estados Unidos. Seguro que las has visto en infinidad de películas y series y también en bares de carretera, si has viajado a Norteamérica.

Su modo de funcionamiento es tan sencillo o más que el de la cafetera italiana. El agua, que se sitúa en un depósito ubicado en la parte superior del eletrodoméstico, se calienta y pasa a través de un filtro de papel para cafetera. La densidad de estos filtros hace que el café infusionado se deposite gota a gota en la jarra. Ésta, a su vez, descansa sobre una resistencia que mantiene su contenido caliente.

Entre sus ventajas está la posibilidad de programarlas para tener el café listo cuando nos despertemos. También cuentan a su favor con una gran variedad de modelos. Con todo, según los expertos cafeteros, su mayor inconveniente respecto a otras modalidades, es que prepara un café poco intenso, con menos sabor, por lo que no es recomendable que lo guardes mucho tiempo ni lo recalientes repetidas veces.

Cafetera expresso

cafeteras

Las cafeteras expresso son las estrellas de los bares y cafeterías europeas. Las que consiguen ese café aromático, intenso y cremoso que constituye todo un deleite para el paladar. Aunque su mecanismo de funcionamiento es parecido al de las dos anteriores, puesto que se trata de infusionar el café a través de un filtro, la temperatura precisa para lograr un café con las características del expresso es bastante más elevada.

Constan de un depósito de agua que debe calentarse hasta alcanzar una presión superior a los 10 bares. Esta presión abre una válvula a través de la cual el vapor de agua pasa por un filtro que contiene el café muy compactado, para después caer directamente en la taza. El resultado es una bebida cremosa, corta, con un sabor intenso y un gran cuerpo.

Estas cafeteras tienen mayor complejidad en su manejo, un consumo energético más elevado, unas mayores necesidades de mantenimiento y un precio más elevado. Sin embargo, a juicio de sus usuarios, el exquisito saboer del café expresso los compensa con creces.

Cafetera expresso monodosis

cafeteras

Han constituido toda una revolución en este ámbito y se han hecho imprescindibles en muchos hogares y también en las oficinas. Son muy fáciles de usar porque solo hay que introducir la cápsula deseada y apretar un botón.

Su funcionamiento interno es similar al de una cafetera expresso convencional, con la salvedad de que al tener que infusionar sólo el contenido de la cápsula de café, se precisa menos presión y por tanto exigen menor consumo energético y mantenimiento.

Estas cafeteras ofrecen, gracias a sus variados catálogos de cápsulas, todo un abanico de sabores y aromas, además de distintas intensidades y de la posibilidad de tomar el café descafeinado. En los últimos años han proliferado las expresso monodosis y todas las grandes marcas han ‘alumbrado’ a la suya. Aunque en líneas generales todas cuentan con las mismas prestaciones, hay algunas que incorporan ciertas peculiaridades. Así, encontramos modelos que llevan lectores de código de barras de cada cápsula para individualizar su preparación, cafeteras que llevan vaporizadores para leche y otras que preparan más bebidas además de café.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba