Cómo elegir cunas de bebé

Tomar la decisión de cómo dormirá tu bebé desde los primeros días de su vida no es sencillo ya que existen muchas opciones. Oirás distintas opiniones sobre qué es más adecuado. Lo importante es que conozcas los diferentes tipos de cuna y planifiques según tus preferencias.

elegir cuna bebé

1. ¿Cuántos tipos de cuna existen?

Desde que tu hijo/a nace y hasta aproximadamente los tres años, el lugar en el que duerme deberá adaptarse a unas necesidades concretas basadas en su talla y aspectos como, por ejemplo, el tamaño de vuestra habitación. Pero básicamente debes saber que existen tres tipos de cunas para tu bebé: mini-cuna, cunas y cunas de viaje. Con independencia de los distintos modelos que existen de cada una de estas tipologías, las medidas, la movilidad y vuestra elección de dormir con el bebé en la misma habitación durante unos meses son los criterios básicos que te ayudarán a diferenciarlas.

2. ¿Cuál debes tener en casa cuando tu hijo/a nazca?

La primera noche en casa no querrás separarte del bebé y el caso es que tampoco podrás, así que deberías tener previsto si prefieres el clásico moisés (canasta de bebé) o mini-cuna. Tienen la ventaja de que, al ser tan pequeños se pueden colocar en vuestra habitación incluso aunque sea reducida. Y durante los primeros meses del bebé, coincidiendo con el periodo más intenso de la lactancia, tener al niño cerca -prácticamente durmiendo a tu lado- facilita la tarea de alimentarle correctamente durante los ciclos nocturnos.

Además, como las mini-cunas suelen tener ruedas, puedes mover a tu hijo/a por la casa y tenerlo siempre junto a ti y no necesitarás complementos como las chichoneras para evitar que el bebé se golpee dado que están diseñadas para que no corra ningún riesgo al permanecer allí.

También puedes elegir un modelo de mini-cuna de colecho, que tiene uno de los laterales extraíble para que la puedas juntar a tu cama y que tu bebé duerma aún más cerca de ti.

El único problema de las mini-cunas es que tienen un periodo de vida muy corto. Dependerá del tamaño de tu hijo/a , pero es posible que a los 5 o 6 meses tu bebé pueda estar incómodo.

elegir cuna bebé

3. Y en su habitación ¿cómo elegir la cuna adecuada?

Lo primero que debes saber es que existe una normativa europea muy estricta que determina las características que ha de tener la cuna de tu hijo. Así que es recomendable que la adquieras en un centro autorizado y compruebes los embalajes para saber si las cumple. Los materiales y barnices han de ser “atóxicos”. La distancia entre barrotes debe estar entre los 4,5 y los 6,5 cm. Y también están regulados aspectos como la hondura del colchón, la protección de los bordes o la obligatoriedad de contar con frenos, en el caso de modelos con ruedas.

Una buena opción son la cunas de madera, de hecho la mayoría de las cunas son de este material. Este modelo es muy práctico ya que permite regular el colchón en dos alturas según va creciendo tu bebé. La altura del colchón es importante por dos motivos: por un lado, es más cómodo que cuando son muy pequeños tengas al niño más arriba, más cerca de los padres para que pueden verlo y cogerlo con mayor comodidad. Por otro, ir bajando el colchón evitará que el niño pueda caerse de la cuna cuando ya es capaz de ponerse de pie. Así que, si tu habitación es espaciosa, un modelo de cuna con colchón regulable en altura y barandilla que se baja podría evitar que tengas que comprar la mini-cuna o el moisés.

4. ¿Puede descansar en una cuna desde el primer momento?

La respuesta es sí. Existen cunas clásicas y modelos más grandes que, en realidad, son camas un poco más cortas una vez que les quitas los barrotes. El problema de este tipo de propuestas más versátiles es que en un primer momento te va a parecer que el espacio de descanso de tu bebé sea demasiado grande y quizá te preocupe que el niño se sienta perdido.

Para los casos en los que la cuna elegida es muy espaciosa existen cojines reductores específicos que te permiten acotar el espacio del bebé.

elegir cuna bebé

Hay muchas modalidades de cuna aunque las de barrotes te permiten ver al niño con más facilidad que las que están totalmente cubiertas. Eso sí, ten en cuenta que cuando tu hijo se empiece a mover es aconsejable colocar chichoneras (protecciones de espuma o de material blando) diseñadas para cubrir el interior de la cuna y evitar golpes contra los límites de la cuna con sus movimientos.

5. ¿Y sirve cualquier colchón?

En principio, cualquier versión de cuna que esté homologada servirá para que tu hijo descanse. Pero es aconsejable que busques un buen colchón. Las mini-cunas y los moisés suelen venderse con colchonetas. Pero si optas por una cuna que te durará más tiempo es bueno que inviertas en un colchón (los hay para todos los bolsillos y de distintos materiales: espuma, muelles, combinados y látex) que asegure el descanso del niño.

6. ¿Compensa invertir en una cuna de viaje?

Son perfectas para la casa de los abuelos, segundas residencias o si sois una familia que viajará a menudo y prefiere llevar su propia cuna a los hoteles. Y, aunque no son recomendables para usarse como cuna habitual, no debes dudar de su idoneidad para periodos largos como las vacaciones. Su característica esencial es que son muy prácticas, ligeras, fáciles de plegar y transportar. Y, como en el resto de los modelos, las cunas de viaje también pueden contar con distintos grosores de colchón (incluso puedes adquirir colchones espaciales de viaje) y con dos posiciones en altura.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba