Cómo elegir la barbacoa perfecta

escalera

El buen tiempo anima a disfrutar del jardín o la terraza y una barbacoa ayuda a preparar comidas familiares o para amigos. Para elegir la barbacoa que más nos convenga hay que pensar en las necesidades de cada uno y en factores como la disponibilidad de espacio, las preferencias culinarias o, incluso, las buenas relaciones con el vecindario. A continuación, te ofrecemos una serie de propuestas para que te resulte más fácil tomar una decisión.




Tipo de barbacoas por combustible


Barbacoas eléctricas


Prácticas y ligeras, cuentan con una tapa y una cuba de aluminio colado. El funcionamiento es muy sencillo y limpio, pero precisan de una fuente de alimentación eléctrica cercana. Están especialmente indicadas para espacios reducidos, ya sean jardines pequeños o terrazas, donde es frecuente que estén prohibidas las barbacoas de leña y carbón.

Entre sus principales ventajas están la rapidez con la que alcanzan altas temperaturas, su pequeño tamaño, su fácil movilidad y un precio habitualmente muy asequible.

barbacoa

Desde el punto de vista culinario, las barbacoas o parrillas eléctricas ofrecen una buena cocción de los alimentos y conservación de sus propiedades, aunque no aportan el tradicional sabor a brasa.


Barbacoas de leña


Todo un clásico, que da a los platos un gusto intenso e inconfundible. Si hace años este tipo de barbacoa era una simple parrilla metálica colocada encima de las brasas, hoy es un artículo sofisticado que puede hacer las veces de parrilla o de horno si la cubrimos con la tapa metálica con la que suele ir equipada.

Son sencillas de manejar y de mover, porque pueden ir equipadas con ruedas. Sin embargo, debes considerar un aspecto fundamental: este tipo de barbacoas solo son aconsejables en grandes jardines o recintos al aire libre en las que el humo del fuego y de las brasas pueda disiparse sin causar molestias a terceros. No es por tanto la mejor opción si tienes un ático o una terraza en una comunidad de vecinos. De hecho, en muchas de ellas están prohibidas.

Otro elemento que has de tener en cuenta es que el sabroso sabor que proporcionan las brasas requiere de tiempo y que deberás comenzar a prepararlas con bastante antelación respecto a la hora a la que hayas citado a tus comensales.

No te olvides, por supuesto, de la leña, imprescindible en este tipo de barbacoas. Las opciones son muchas, aunque las de encina y los sarmientos de vid están entre las más apreciadas. Si no quieres o puedes recogerla tú mismo, también se comercializa.

Barbacoas de carbón

barbacoa

Suelen ser las favoritas de los profesionales, ya que el carbón alcanza temperaturas más altas que la leña o el gas –en torno a 500º C- y otorga a los alimentos un sabor ahumado típico de las comidas hechas al aire libre. Otra de las ventajas de las barbacoas de carbón es su fácil desplazamiento, ya que la mayoría de los modelos vienen con ruedas, por tanto no importa el tamaño del recinto en que te encuentres. Podrás acercarla a un cenador íntimo o a la mesa grande ubicada en el otro extremo del jardín.

Entre los inconvenientes de este tipo de parrilla está que, aunque llega a muy altas temperaturas, el carbón tarda más en alcanzarlas y el calor no se distribuye de manera totalmente homogénea. Al igual que en las de leña, normalmente se genera mucho humo y no son aconsejables para recintos pequeños.

Debes tener en cuenta también que necesitarás disponer siempre de una buena provisión de carbón. Es fácil encontrarlo en bolsas y solo tienes que prender el envase, sin necesidad de manipular el carbón, pero es más caro que el gas a largo plazo.


Barbacoas mixtas (de leña y carbón)


Pueden utilizarse con ambos tipos de combustible, para que los amantes del sabor a barbacoa tengan todas las facilidades. Suelen estar equipadas de una mesita lateral para preparar los alimentos. Por los materiales de combustión empleados, son ideales para jardines grandes y poco recomendables para terrazas.


Barbacoas de gas


En los últimos años se ha convertido en la gran estrella de ventas, a pesar de ser la más cara. Las barbacoas de gas también alcanzan temperaturas elevadas, aunque no tanto como las de carbón (hasta 300°C). Son muy versátiles, ya que tienen función de rustidera, y permiten controlar la temperatura para cocciones lentas. Su encendido es muy rápido, pues con solo pulsar un botón y esperar cinco minutos, la tendrás lista. Es un tipo de barbacoa, por tanto, que amortizarás sin problemas porque la rapidez de su puesta en marcha da menos pereza a la hora de utilizarla.

Entre sus ventajas están que apenas produce humo mientras está cocinando, aunque lo suficiente como para dar sabor a barbacoa a los alimentos que estés preparando. Esto la convierte en ideal tanto para jardines grandes como para pequeños e idónea también para terrazas. La ausencia de cenizas es otra ventaja importante, ya que esta barbacoa es muy fácil de limpiar. Asimismo, y al igual que las de leña y carbón, suele ir dotada de una tapa metálica cuya extensión la convierte en horno y permite reducir los tiempos de cocción.

Puedes elegirlas con grill, plancha o piedra de lava, bajo los que se sitúan los quemadores. Sus inconvenientes es que requieren de una instalación de gas y son más caras, aunque permiten mayor autonomía de ubicación que las eléctricas.


Tipos de barbacoa por material

Barbacoas de carbón barbacoa

Junto a las de alumnio, también puedes encontrar barbacoas de piedra, realizadas generalmente en ladrillo y hormigón refractario, que cuentan a veces con chimenea o campana y cajón recoge cenizas. Este tipo de barbacoas dirigen el humo, por lo que molesta menos, pero su instalación es fija.


¿Son muy complicadas de mantener?

Adquirir una barbacoa es una inversión a largo plazo y requiere un mantenimiento mínimo, especialmente en lo que a limpieza se refiere. Cuando vayas a comprar pregunta cómo hay que hacerlo, si está dotada de un sistema pirolítico o si es preciso llevar a cabo alguna revisión periódica. Asegúrate también, sobre todo si el desembolso es cuantioso, de que el fabricante puede ofrecerte suministros y repuesto de piezas.


Al servicio del perfecto anfitrión

barbacoa

Una vez hayas elegido el tipo de barbacoa, no debes olvidarte de los accesorios que mejoran sus prestaciones y funcionalidad y que te facilitarán enormemente la tarea. Existen en el mercado multitud de complementos, desde fundas, cajones, mesas auxiliares, bandejas, elevadores para las parrillas, tapas y ruedas en caso de que no las lleven incorporadas… Dispones también de sets de útiles de cocina, como tenedores para trinchar, cuchillos, tenazas y pinchos para la carne y el pescado. También hay kits de limpieza, especialmente preparados para recoger la ceniza. Y productos que te ayudarán en el proceso de creación de la brasa si tu barbacoa es de leña o carbón como geles o pastillas de encendido.

Como elementos imprescindibles, no puedes olvidar unas pinzas. Las parrillas con mango también son muy útiles y existen bandejas para asar de usar y tirar.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

- ¿Cómo guardo la barbacoa durante el invierno?

- Mantén tu barbacoa perfecta durante todo el año

- ¡Nos vamos de picnic!



PRODUCTOS DESTACADOS

 
Lo sentimos, el producto no está disponible actualmente en Marketplace.
??? marketplace.toHomeExceptions.codmp0 ???