Cómo elegir la lavadora ideal para tu casa

lavadoras

Es el invento más revolucionario en lo que a tareas domésticas se refiere. Distinguir sus prestaciones te ayudará a elegir la mejor lavadora para tu hogar cuando la actual se estropee o te cambies de casa. Si quieres estrenar una, te damos algunos consejos para que conozcas las últimas innovaciones tecnológicas que presentan estos electrodomésticos y puedas elegir fijándote en algo más que el precio o la marca.


Diferencias básicas

Las primeras decisiones que has de tomar, además del color, es el tamaño y el tipo de carga.

- Lavadoras de carga frontal: las más habituales, con una puerta redonda en el frente.

- lavadoras de carga superior: Lavadoras de carga superior: es menos común, por lo que no muchas marcas la fabrican. La ropa se introduce levantando la tapa superior y hay que abrir y cerrar el tambor. Es aconsejable para personas que no pueden agacharse o para espacios pequeños, pues son más estrechas.

Aunque las más habituales admiten entre 6 y 8 kg de carga, también las puedes encontrar de 4 y hasta 12 kilos.


No lava mejor por tener más programas y revoluciones

lavadoras

Hoy en día es frecuente encontrar aparatos con hasta 15 programas de lavado. Sin embargo, a la larga usarás como mucho cinco de ellos, por lo que no es un indicador esencial a la hora de elegir un modelo u otro, a no ser que separes siempre la ropa por color, tejido o tipo de prenda.

También se supone que cuantas más revoluciones tenga, más limpia quedará la ropa. No es cierto. El centrifugado afecta a la humedad de la ropa, no al proceso de lavado. Las revoluciones en cambio sí elevan el precio final. Como indicativo, la eficiencia de centrifugado suele oscilar entre 1.000 (C), 1.200 (B) y 1.400 (A) rpm.

Si te preocupan las cuestiones medioambientales y además quieres ahorrar energía debes escoger tu lavadora o secadora con la letra A, símbolo de eficiencia y respeto con el entorno. Sin embargo, hoy en día las exigencias del mercado y la normativa vigente en la UE advierte que estas ya no son las más eficientes. Como en cualquier otro gran electrodoméstico, la mejor calidad es A+++.

Como regla general, sin tener en cuenta las necesidades específicas, te aconsejamos que optes con un aparato de gran capacidad (8-10 kg), con una velocidad de centrifugado de 1.200 rpm y con etiqueta A+++ que garantice el bajo consumo. Y recuerda que vives en sociedad. Si la elegida es silenciosa, mejor que mejor.


¿Es necesaria una lavadora secadora?

lavadoras

Las lavadoras de centrifugado alto minimizan la humedad residual final, pero si no tienes espacio en casa para tender la ropa húmeda o vives en un clima muy lluvioso, puedes optar por una secadora o por una lavadora con programa de secado. Estas últimas suelen tener una carga más reducida que las lavadoras o secadoras independientes (de 2,5 a 6 kg de ropa y el proceso es más largo. Lo mejor es que no seques toda la colada, sino que selecciones las prendas que más te interesan.

El funcionamiento de las secadoras es atrapar el aire y elevar su temperatura para secar la ropa. Se diferencian en cómo extraen la humedad de las prendas: bomba de calor, secarropa, ventilación, condensación y evacuación. Estas dos últimas las más comunes. Las secadoras de evacuación sacan la humedad directamente al exterior a través de un tubo. Las de condensación recogen el vapor de agua en un depósito interno. La tendencia más común ha sido la evacuación, pero los fabricantes han mejorado las de condensación, gracias sobre todo a la bomba de calo, hasta ponerlas en cabeza.


Las lavadoras ‘smart’

lavadoras

El desarrollo de innovaciones tecnológicas en el mundo del lavado a máquina busca principalmente mejorar la experiencia de lavado y el resultado en la ropa y el ahorro energético a través de la reducción del tiempo de lavado, el uso de agua y la eficiencia del detergente.

- Mejora de la experiencia de lavado

Las pantallas digitales, incluso táctiles, con memoria de últimos programas utilizados; las puertas con doble visagra; y la reducción en la vibración que genera ruido facilitan al usuario la utilización de estos electrodomésticos, quien también puede, en algunos modelos, programarlo desde el móvil, al que nos llega una notificación cuando la ropa está lista. Por ello, algunas lavadoras incluyen un puerto USB para actualizar el software y las aplicaciones del electrodoméstico.

- Ahorro energético

Aunque son los sensores la incorporación más revolucionaria hasta la fecha. Las lavadoras tradicionales mantienen una velocidad de rotación de lavado fija y solo permiten una ajuste en caso de media carga si se selecciona este programa específicamente. Pero los sensores 3D incorporados por varios fabricantes detectan cómo se mueve el tambor y la cantidad de ropa y ajustan la velocidad de rotación para mejorar la caída de la ropa en el tambor y el aprovechamiento del agua. Incluso los hay que detectan el exceso de detergente y controlan la cantidad de agua necesaria en el aclarado o equilibran la carga para evitar estiramientos, arrugas y enredos. También calculan el nivel de manchas y suciedad de la ropa y seleccionan el programa de lavado más adecuado, así como la cantidad de agua y detergente necesarios.

- Eficacia de lavado

La acción del lavado ha mejorado visiblemente gracias a sistemas como el ‘efecto ducha’ o la dosificación de las cápsulas monodosis de detergente o suavizante que lo dosifican de manera automática en el momento preciso. Otra prestación de algunas máquinas es la utilización del vapor, a imitación de las lavanderías profesionales, para ablandar las fibras y eliminar las arrugas reduciendo la necesidad de planchado. El vapor también sirve para eliminar malos olores y revitalizar las prendas gastadas.


Mantén a raya tu lavadora

Estos son algunos sencillos pasos que cuestan poco tiempo y esfuerzo y te ayudarán a que tu lavadora esté en las mejores condiciones por muchos años:

- Enjuaga el cajetín del detergente tras cada uso.

- Mantén limpio el tambor. Programa periódicamente un lavado largo sin ropa en el que introducirás sólo un desincrustante o zumo de limón. El tambor quedará resplandeciente.

- Vacía el filtro. De vez en cuando es preciso que lo extraigas y elimines pelusas o cualquier otro residuo, si los hay.

- Llena al máximo de su capacidad la lavadora. De lo contrario desperdiciarás agua y gastarás electricidad.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

- Qué errores cometemos al poner la lavadora

- Cómo elegir afeitadora

- cómo elegir cafetera



PRODUCTOS DESTACADOS

 
Lo sentimos, el producto no está disponible actualmente en Marketplace.
??? marketplace.toHomeExceptions.codmp0 ???