Cómo elegir los elementos de tu equipo de descanso

equipo descanso

Todos conocemos esa teoría que dice que, de las 24 horas que tiene el día, ocho deberían estar dedicadas al trabajo, ocho al ocio y otras ocho al descanso. Pero también sabemos que el ritmo de vida que llevamos hace casi imposible llevar a cabo ese reparto tan equitativo. Por ello, es fundamental asegurarse de que el tiempo que pasemos tumbados en una cama se traduzca en horas de descanso efectivo y de calidad. Y, para ello, el primer paso es dormir en una buena cama.


¿Qué es el equipo de descanso?

Llamamos así al conjunto de los elementos que nos permiten dormir cada noche de forma profunda y placentera, y que favorecen que nuestro cuerpo se recupere diariamente de los esfuerzos realizados y del cansancio acumulado. Dicho de otro modo, el equipode descanso es nuestra cama, pero vista desde una perspectiva más amplia. Los elementos que lo componen son el colchón, la base y la almohada.


El colchón

equipo descanso

Es el elemento que primero nos viene a la cabeza cuando pensamos en nuestro equipo de descanso, ya que constituye la superficie sobre la que nos acostamos. En su interior se encuentra el bloque o núcleo, que será el que determine la firmeza del colchón. Puede ser de muelles, como toda la vida, o de otros materiales de más reciente desarrollo, como el látex, viscoelástico o las espumas técnicas de alta densidad.

Por encima del bloque o núcleo del colchón se encuentran las capas acolchadas, que están separadas del primero por una serie de separadores y amortiguadores, y están compuestas de distintos tipos de fibras y espumas viscoelásticas, de poliéster o de látex. Al ser la parte del colchón que está en contacto con el cuerpo, son las que aportan suavidad y confort al descanso.


La base

equipo descanso

Es un error muy común pensar que la base de un equipo de descanso es solamente un soporte para el colchón, pero en realidad es mucho más que eso, y sus características determinarán en gran medida el nivel de firmeza y de confort del equipo. En general, es conveniente que la base sea transpirable cuando nuestro colchón es de látex o viscoelástico, mientras que si el colchón es de muelles, podremos elegir cualquier tipo de base. En cuanto a su estructura, podemos encontrar bases con espacio interior para almacenar objetos, como los arcones o canapés abatibles, o sin espacio, como los canapés tradicionales, bases tapizadas o somieres.


La almohada

Un verdadero descanso es inconcebible sin una buena almohada que nos ayude a mantener la columna vertebral recta, ocupando el espacio vacío que deja el cuello al curvarse. De esta manera la postura es más relajada y se evitan las tensiones musculares mientras dormimos, minimizando así los dolores de espalda y de cuello.

Igual que ocurría con el colchón, la parte clave de la almohada es el núcleo, que determina su firmeza y altura. Pero la funda interior y la exterior también inciden en el confort, ya que recubren el núcleo y son las partes con las que entra en contacto nuestra cabeza.


Múltiples combinaciones

Dependiendo de las características de nuestra anatomía, del efecto que queramos obtener o de los posibles problemas de espalda que suframos, debemos elegir una combinación de los elementos del equipo de descanso u otra. La mejor forma de hacerlo es probándolos a conciencia antes de comprarlos. Y al decir “a conciencia” nos referimos a tumbarnos relajadamente durante un minuto adoptando la postura en la que solemos dormir, para comprobar si esa cama se adapta bien a nosotros o si debemos probar una diferente.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

- Colchones de la A a la Z

- El mejor descanso para personas mayores: ¿cómo debe ser el colchón?

- Elige el colchón según tus necesidades



PRODUCTOS DESTACADOS

 
Lo sentimos, el producto no está disponible actualmente en Marketplace.
??? marketplace.toHomeExceptions.codmp0 ???