Pedidosrealizados
Listassupermercado

Cómo pesarse de forma correcta

Hay quien tiene la costumbre de pesarse todos los días, y otros que, por el contrario, solo se suben a la báscula en ocasiones puntuales. Se como sea, hay que tener mucho ojo para pesarse correctamente. Por eso te recomendamos que tengas en cuenta estas recomendaciones.

pesarse

Elegir bien la báscula

Una de las cosas más importante es la correcta elección de la báscula. Para ello, deberemos tener en cuenta algunas características como el modelo, la pantalla, el peso máximo tolerado, la fuente de alimentación y las funciones que posea.

La elección va en función de cada persona. Hay gente que prefiere una báscula de aguja y otras que prefieren más precisión y escogen una báscula digital, que ofrece el peso en números.

Es muy recomendable invertir en una buena báscula. Una de las mejores es la báscula de impedancia que hace el cálculo entre la masa y la grasa corporal para conseguir una mayor precisión a la hora de medir lo que pesamos.

Si estás siguiendo una dieta y quieres seguir la evolución de tu peso, escoge una báscula que tenga la función de memorización para poder hacer un seguimiento y ver si debes hacer alguna modificación en tu alimentación.

Mejor por las mañanas

pesarse

Es mejor pesarse por las mañanas con la vejiga, el estómago vacío y desnudos, ya que el peso podría sufrir variaciones. Además, es una manera de asegurarte que te pesas siempre a la misma hora, algo que también recomiendan los expertos.

El peso puede llegar a variar de dos a tres kilos en función de muchos factores como la cantidad de agua y comida ingerida, el tipo de alimentos, la ropa o, en el caso de las mujeres, la menstruación. Por ello, si notas una variación en el peso, no desesperes porque podría deberse a alguno de estos motivos.

En caso de que no puedas pesarte sin ropa porque no tengas una báscula en casa o estés de vacaciones, resta el peso aproximado de la ropa al obtenido en la báscula.

Vigilar el peso, pero sin pasarse

Es normal que queramos controlar nuestro peso pero nunca hay que llegar a la obsesión. Por este motivo, es mejor que no te peses todos los días. Con pesarte una o dos veces por semana es suficiente para hacer un seguimiento de nuestro peso y observar una variación significativa en él.

No todos los días nos levantamos igual. Ya sea por una retención de líquidos o por el ejercicio realizado el día anterior, nuestro peso puede registrar cambios que nos lleven a pensar equívocamente que no vamos por el buen camino.

Escoge dos días a la semana, los que creas convenientes, para pesarte y anotar tus avances o retrocesos y, a partir de ahí, hacer modificaciones o continuar como hasta el momento.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba