Pedidosrealizados
Listassupermercado

Cómo reaccionar ante una emergencia o accidente al volante

Tener una emergencia con el coche o en ser testigo de un accidente de tráfico es un momento que a nadie nos gustaría tener que vivir, pero lo cierto es que si todos supiéramos cómo actuar en estos casos podríamos salvar muchas vidas.

accidente coche

Una emergencia al volante

Mientras vamos conduciendo, se pueden dar un gran número de circunstancias que ponen en peligro nuestra seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo o la de otros usuarios de la vía. Para minimizar ese peligro, y sea cual sea la emergencia que surja, la norma básica es mantener la calma.

Es muy importante controlar la velocidad y la dirección del vehículo a la vez. Frenar bruscamente y dar volantazos es lo peor que podemos hacer.

Es preferible aminorarla con varios golpes de freno que con uno solo muy fuerte, y es mejor mantener el volante recto y girar solo lo necesario para evitar el obstáculo. En cuanto detectes que hay un problema, pon las luces de emergencia para que los otros conductores también lo sepan.

Si la emergencia se trata de un pinchazo es especialmente importante mantener la dirección del coche recta y evitar los frenazos bruscos. Como el coche no frenará adecuadamente a causa del pinchazo, lo mejor es reducir de marcha cuanto antes para que el freno motor contribuya a detener el vehículo. Una vez superado el susto, detendremos el coche en un tramo recto de la calzada y con buena visibilidad.

Pérdida de control y problemas con los frenos

neumáticos

Ya sea a causa del pavimento mojado, por el mal estado de los neumáticos o por defectos del firme, podemos vernos envueltos en una situación muy desagradable: perder el control del vehículo. Si esto ocurre, es fundamental no perder los nervios.

En el momento exacto en que notemos que hemos perdido el control del coche soltaremos el pedal del acelerador suavemente y evitaremos frenar directamente; para reducir la velocidad reduciremos la marcha. Y, aunque el instinto nos diga lo contrario, giraremos el volante hacia el mismo lado al que va la parte trasera del coche. Si mantenemos la calma, actuamos según lo descrito y no hacemos maniobras bruscas todo quedará en un susto.

>Una de las situaciones más peligrosas al volante se da cuando los frenos dejan de funcionar. Si esto ocurre, hay que sujetar el volante con firmeza, al tiempo que se reduce de marcha lo antes posible para que el freno motor nos ayude, pero nunca hacer uso del freno de mano, a no ser que circulemos a menos de 30 kilómetros por hora. Podemos utilizar las cuestas, los carriles de emergencia y, llegado el caso, las zonas de frenado de emergencia para detener el coche.

Y en caso de accidente…

Si somos testigos de un accidente de tráfico o si, aún peor, nos vemos involucrados en uno, es vital una vez más, mantener la calma.

Lo primero debe ser, siempre, apagar el motor del coche y, con el chaleco reflectante puesto, señalizar el accidente colocando los triángulos reglamentarios. A continuación, informaremos al servicio de emergencias 112 y retiraremos de la calzada, siempre que las condiciones de seguridad así lo posibiliten, cualquier elemento que pueda suponer peligro para otros usuarios.

Es esencial que evitemos socorrer a nadie si no tenemos conocimientos de primeros auxilios. Tampoco debemos mover a los accidentados a no ser que exista un riesgo aún mayor, como el de un incendio o una explosión.

Si nos encontramos con un motorista accidentado nunca le quitaremos el caso. Limitémonos a avisar al 112, a acompañar y a tranquilizar a quien lo necesite y, si ya hay suficientes personas atendiendo al accidente, continuemos el viaje para no entorpecer.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba