Cómo saber si tu bebé tiene fiebre

El aumento de la temperatura corporal es el primer signo que alerta a los padres de que puede estar iniciándose una infección en el bebé. El pediatra necesita saber la fiebre exacta para tratar al bebé, así que hay que disponer de un termómetro que funcione correctamente. Existen varios tipos, y en función de cada caso, conviene utilizar uno u otro.

higiene bebé

Termómetros rectales

La manera más fiable y exacta de tomarle la temperatura a un bebé es por vía rectal. Hay termómetros rectales diseñados específicamente para ello, con una punta flexible y un mango ancho que permite no insertar el termómetro más de 2.5 cm. Para medirle la fiebre, acuesta al bebé sobre su espalda de manera que pueda ver tu cara para distraerse. Enciende el termómetro e introduce la punta por su recto. Tienes que sujetar bien el termómetro para que se mantenga en su lugar aunque el bebé se mueva. Espera la señal acústica, quítalo y lee la temperatura en su pantalla LCD.

Una temperatura rectal normal se mantendrá inferior a 37.6º. Si está entre 37.6º y 38º se considera febrícula (décimas). Cuando la temperatura del bebé es mayor de 38º, tiene fiebre y debes acudir al pediatra.

Antes de utilizar un termómetro rectal limpia la punta con agua tibia y jabón y ponle un poco de vaselina para facilitar su introducción.

Termómetros axilares

A partir de los tres meses o si el bebé tiene diarrea también se puede medir la temperatura por la axila. Es un método fácil y seguro que sólo requiere un termómetro digital normal, aunque no es tan preciso como el sistema rectal.

Para tomar la temperatura axilar del bebé puedes colocarlo en la postura que te resulte más cómoda: sentado, apoyado en tu regazo o acostado. Asegúrate de que la axila está seca e introduce la punta del termómetro en ella de manera que siempre esté en contacto con la piel, sujetando con firmeza su brazo. Cuando el termómetro emita un pitido puedes sacarlo y leer la temperatura.

Existe fiebre cuando la temperatura en la axila es superior a 37º.No le pongas el termómetro justo después del baño, espera por lo menos 20 minutos para que la lectura sea acertada

Termómetros de infrarrojos

bebé fiebre

Los termómetros de frente y de oído funcionan con infrarrojos y ofrecen lecturas muy precisas. La mayoría de termómetros de oído también permiten medir la temperatura en la frente, y algunos funcionan también como termómetro de baño o de la habitación del bebé. Son los termómetros multifunción.

Los termómetros de oído para bebés miden la temperatura del canal auditivo por infrarrojos. Los termómetros de frente también miden la temperatura a través de sensores infrarrojos y ofrecen un resultado casi instantáneo. Para evitar la incertidumbre y no tener que interpretar el resultado, cuentan con una alarma de fiebre. Una de las principales ventajas es que se pueden utilizar mientras el bebé duerme.

Si empleas varios métodos para tomar la temperatura de tu bebé debes tener un termómetro diferente para cada uno de ellos.

Puedes elegir el termómetro que más se adapte a tus necesidades, pero olvídate de los de mercurio. Su venta está prohibida desde 2014, así que si aún tienes alguno en casa, lo mejor es que te deshagas de él. El mercurio podría evaporarse o ser ingerido por el bebé en caso de rotura.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba