Pedidosrealizados
Listassupermercado

Cómo vestir la mesa

Sentarse a la mesa siempre es un placer, pero mucho más cuando se trata de una mesa elegante y bien montada. Puedes servir a tus invitados la comida más deliciosa del mundo, pero si lo haces sobre un hule y platos de plástico, el banquete no será lo mismo.

vestir la mesa

Y es que una buena comida empieza por una buena mesa. Vestirla es esencial, de la misma forma que es fundamental elegir el menaje adecuado. Hoy, te enseñamos cómo debes vestir tu mesa para deslumbrar a tus invitados.

Una mesa para cada ocasión

Lo primero, obviamente, es el mantel. Si se trata de un evento formal, el protocolo dicta que debe ser suficientemente largo para que quede a ras del suelo, pero sin que llegue a arrastrar. Por supuesto, perfectamente limpio y planchado. Debemos elegir un mantel acorde con la ocasión y de un color y un estampado que realcen la vajilla, o viceversa. Si el color o el estampado es muy potente, la vajilla será sencilla y lisa. Si los platos ya tiene adornos y colores, el mantel deberá ser más discreto y también liso.

Si la reunión es más informal, por ejemplo una comida en el jardín, o para la mesa de los niños, se puede optar por manteles individuales, que le dan a la mesa un aire más divertido, sobre todo si son de colores. También se puede poner un camino de mesa, de tejidos naturales como el lino, y combinado con bajoplatos que salvaguarden la mesa de posibles manchas.

Hoy en día puedes encontrar manteles antimanchas, elaborados con un tejido de microfiba impermeable a los líquidos pero con textura de tela, que son muy cómodos y prácticos, y que resultan bonitos en cualquier mesa bien dispuesta. El resultado a la vista es mucho más distingido y aparente que el de los tradicionales hules que se suelen utilizar en la cocina.

Al igual que ocurre con la moda, las mesas también se pueden vestir ‘según temporada’. Decorar una mesa navideña no tiene nada que ver con vestir una mesa en una casa de playa, donde los tonos azules y blancos serán bienvenidos.

Presta atención a las servilletas...

La servilleta es uno de los elementos que más juego dan a la hora de decorar la mesa. Lo habitual, según dicta el protocolo, es colocarla a la izquierda del plato. Y nunca dentro de la copa u otro elemento. Pero podemos ponernos creativos y usarla como un adorno más, haciéndola colgar de los platos, creando formas con ella, haciéndola un rollito y colocándola encima de los platos, o alrededor de los cubiertos…

vestir la mesa

...Y a la vajilla

La vajilla también forma parte de la experiencia gastronómica, de modo que no debemos descuidarla. Como adelantábamos, para combinarla con el mantel hay que recordar la combinación liso-estampado: si el mantel es estampado, la vajilla debería ser lisa, y viceversa. Aunque, como para todo, hay ocasiones en las que se puede romper esta regla y apostar por una mesa llamativa.

Si es posible, la vajilla deberá estar acorde con el entorno, y ser rústica en un jardín o clásica en una casa de ese estilo. El color también influye: los tonos amarillos y cálidos favorecen la percepción de los sabores, mientras que los platos oscuros lo reducen.

Por último, la cubertería y la cristalería también deberán ser acordes al resto de la mesa. Unas copas demasiado finas y recargadas no pegan nada en una mesa rústica, por ejemplo. En cualquier caso, si hay dudas, el cristal sencillo siempre es un acierto.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba