Frutos para el oso pardo, contribuyendo en su conservación

29 de abril. Valle de Trubia. Asturias

El ritmo de las estaciones marca pautas fundamentales en la vida del oso pardo. Las variaciones que experimenta la naturaleza durante el año carr_principalasturiasfapas_20120429.jpgcondicionan el ciclo biológico de este sorprendente animal, que en otoño acumula grasas para afrontar el letargo invernal y en primavera sale de la osera para reponer fuerzas y seguir criando a sus retoños.
Todos sabemos que los osos tienen cierta predilección por los hábitats forestales, lugares donde pasan más inadvertidos, pero estos bosques naturales no aportan los suficientes recursos alimenticios y, es por ello, que este poderoso animal también recorre áreas con la presencia del hombre, fundamentalmente zonas bajas de valles durante la primavera y el verano.
La realidad de las zonas rurales es que están sufriendo un fuerte abandono y un continuo envejecimiento de la población, desapareciendo las actividades que tradicionalmente se desarrollaban y que configuraban un paisaje característico.
Este cambio progresivo para nosotros supone un proceso demasiado rápido para el oso pardo que no se ha podido adaptar, un periodo de tiempo corto para que los frondosos bosques de roble ocupen de nuevo las superficies destinadas para el cultivo y la ganadería.

Conscientes de esta situación el FAPAS comenzó, hace ya 20 años, a repoblar antiguas fincas de labor con árboles frutales para aportar mayor diversidad forestal, aumentando, de esta forma, la disponibilidad de alimentos para el oso pardo.
Desde 2009 Carrefour colabora con esta organización en el proyecto ‘Más osos, menos CO2’, iniciativa que continua con la puesta en valor de terrenos abandonados mediante la plantación de especies como castaños, cerezos, manzanos, robles y hayas.

El pasado 29 de abril el tiempo inestable no frenó a una quincena de empleados de Carrefour a participar en otra jornada de voluntariado, donde se implicaron de forma activa en la repoblación de una finca situada en el concejo de Santo Adriano, en el Valle de Trubia, histórica zona osera. Cincuenta cerezos y castaños que en un futuro garantizarán la diversidad alimenticia de esta especie amenazada.

Galería fotográfica

  • Grupo de voluntariosGrupo de voluntarios
  • Plantación de frutalesPlantación de frutales
  • Colocación de protectoresColocación de protectores

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

Apps Carrefour
Top