Protegiendo los océanos

Pesca responsable

Ocupan el 71% de la superficie del planeta, se extienden a lo largo de 361 millones de kilómetros cuadrados, y alcanzan profundidades superiores a 11.000 metros (La Fosa de las Marianas), siendo la media de 3.730 metros. Así son nuestros océanos, inmensas masas de agua que albergan una gran biodiversidad y suponen una valiosa fuente de recursos en forma de alimentos, medicinas, petróleo, gas, nuevas tecnologías y materias primas destinadas a procesos productivos.
Considerado como medio de transporte hace siglos, el océano también contribuye a la estabilidad climática mundial, absorbiendo gran parte de las emisiones de dióxido de carbono procedentes de actividades humanas.

El fondo del mar sigue siendo un gran desconocido y por ello ignoramos el potencial que reside en este medio. Se han descrito unas 250.000 especies marinas, un 15% de la biodiversidad global y cada año unas 1.630 especies son descubiertas en nuestros océanos. A pesar de esta gran riqueza sólo un 0,5% de la superficie marina está protegida.

Numerosos estudios científicos han publicado el crítico estado de nuestros mares y océanos. Las mayores amenazas a las que se enfrentan son: la sobreexplotación (la dimensión de las flotas pesqueras industriales, las capturas accidentales o descartes y la pesca ilegal contribuyen al descenso acelerado de las poblaciones marinas), la contaminación (vertidos industriales, de petróleo, aguas residuales y basura en general, particularmente los plásticos) y el cambio climático (con consecuencias como desaparición de glaciares, calentamiento del agua, alteración de corrientes, subida nivel del mar, afección de cadena alimentaria, etc.)

La alerta general a la crisis de los océanos, anima a los ciudadanos interesados a demandar productos pesqueros sostenibles en los supermercados. Desde 2008 Greenpeace publica su ranking de supermercados, un informe que analiza las políticas de compra y venta de productos pesqueros de los principales distribuidores y grandes superficies, teniendo en cuenta siete criterios:

1
La existencia de una política escrita de compra sostenible de productos pesqueros.
2
Las medidas adoptadas para excluir los productos provenientes de prácticas pesqueras y de acuicultura insostenibles.
3
Las medidas adoptadas para apoyar las prácticas pesqueras y de acuicultura sostenibles.
4
La garantía de que se conoce el origen del pescado hasta el barco o país y que no ofrecen en sus mostradores productos relacionados con actividades ilegales.
5
El etiquetado de los productos pesqueros.
6
La presencia en sus mostradores de especies incluidas en la Lista Roja de Greenpeace de Especies Pesqueras para España.
7
La transparencia en hacer pública esta política y la información que dan a los consumidores y consumidoras.

Estos criterios responden al código de conducta de La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para la pesca responsable. Los gobiernos de todo el mundo acordaron en 2002 implementar este código para recuperar las poblaciones de peces a nivel global en 2015.

En 2007 Carrefour fue pionero en dejar de comprar y comercializar atún rojo. En 2010 se situó en segunda posición por su política de compra sostenible, el combate de la pesca ilegal, la difusión de las ventajas del consumo del pescado sostenible y la no compra ni venta de inmaduros.
A finales de octubre Greenpeace ha publicado el cuarto ranking sobre sostenibilidad pesquera, el cual lidera por primera vez Carrefour. Con una puntuación global del 46% ha mejorado en casi todos los criterios. Apoya proyectos de pesca sostenible y está empezando el proceso de comercialización, aunque aún hay reforzar la eliminación de productos pesqueros no sostenibles y la no presencia de especies incluidas en la Lista Roja de Greenpeace España.

Desde esta ONG conservacionista se valora positivamente que las grandes superficies se adelanten a la legislación y retiren especies en peligro o capturadas con métodos poco selectivos. Pero también inciden en la importancia de continuar con el compromiso de retirada de especies dando prioridad a las capturadas con arrastre de profundidad.
Este trabajo está enmarcado dentro de la reforma de la de la Política Pesquera Común (PPC) que está llevando a cabo la Unión Europea. La futura PPC debería cambiar la gestión de las pesquerías, afrontar la sobrecapacidad, actuar contra la sobreexplotación de los stocks y favorecer aquellas pesquerías sostenibles.

La firma en 2007 de un convenio de colaboración con El Fondo de Regulación y Organización del Mercado de los Productos de la Pesca y Cultivos Marinos (FROM) ha contribuido a la difusión del consumo responsable de productos pesqueros, a la verificación de tallas mínimas de captura y otros controles que permiten ver la pesca sostenible como una meta cercana a alcanzar.

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

Apps Carrefour
Top