Humidificadores y deshumidificadores: respira feliz en casa

humidificador

Aunque el aire de nuestra casa no se ve, su calidad es una de las claves para conseguir un espacio más o menos confortable. Para asegurar unas buenas condiciones de bienestar e higiene, el ambiente de la casa no debe ser ni húmedo ni seco. Para ello, hay que atender a la climatización: el grado de humedad tiene que ser entre el 40 y el 60 por ciento. Si el ambiente es muy seco, las mucosas y la garganta se resecan, mientras que si es demasiado húmedo, no podremos respirar bien y corremos el riesgo de que aparezca moho.

Existen aparatos que regulan el aire de las casas: los humidificadores aumentan la humedad del aire en ambientes secos, los deshumidificadores reducen humedad del aire, y finalmente, los purificadores de aire mejoran la calidad del aire en ambientes estables.


Deshumidificadores

deshumidificador

Los deshumidificadores son dispositivos que se encargan de reducir la humedad en el ambiente, esto lo consiguen aspirando el aire que hay en el área en la que actúan y extrayendo el agua mediante condensación.

Los síntomas que suele presentar una vivienda con exceso de humedad son:

- Moho, en techos, suelos, paredes, ropa o muebles.

- Condensación en cristales y suelos.

- Malos olores.

- Se cae la pintura y se levanta la madera.

Funcionamiento

Tienen un depósito para absorber el agua que hay en el ambiente, una vez absorbido lo filtra y lo dirige hacia un condensador que está a bajas temperaturas gracias a un compresor. El agua recogida se acumula en un depósito o va cayendo por un desagüe continuo, de esta manera el aire se vuelve seco.

En los modelos que funcionan con gel de sílice (sin compresor y sin refrigerante) el aire húmedo circula por un condensador que tiene un rotor impregnado con gel de sílice que absorbe el agua.

Tipos

En general existen dos tipos: desecantes y refrigerantes.

Los deshumidificadores refrigerantes son los más comunes, su uso es más eficaz en temperaturas donde la humedad del aire es superior al 45%.

Los deshumidificadores desecantes son los que funcionan con gel de sílice (desecante), que hay que ir sustituyendo una vez acaba el proceso. Son algo más económicos que los refrigerantes. Recomendables para temperaturas bajas y en ambientes con poca humedad.

A la hora de elegir un modelo también hay que tener en cuenta algunos elementos importantes, tanto a nivel técnico como operativo, y siempre aplicados a modelos de uso doméstico, ya que también existe una gama de uso industrial.

- Capacidad del depósito: la capacidad extractora suele estar entre los 10 y los 30 litros extraídos por cada 24 horas de funcionamiento.

- Tipo de filtros: el mantenimiento incluye la limpieza de filtros, si son lavables siempre será más cómodo.

- Si tiene o no conexión para desagüe, ya que esto facilitará la eliminación del agua.

- Panel de control accesible.

- Si incorpora humidostato para controlar el nivel de humedad aconsejado.

- Nivel de ruido y potencia, sobre todo si lo que queremos en usarlo para dormir.

- Si es fijo o portátil. Aunque los fijos son más eficaces, tienen el inconveniente que solo los podemos usar en cualquier estancia.


Humidificadores

humidificador

Los humidificadores son aparatos pequeños que sirven para mejorar el ambiente mediante el aumento de la humedad en el aire a través de la emisión de un chorro de vapor (caliente o frío, dependiendo del tipo).

Los síntomas que puede presentar una vivienda con un ambiente seco son:

- Problemas de electricidad estática.

- Reacciones de la piel de las personas que habitan la vivienda (eccema, sequedad en labios y mucosas...).

- Grietas en paredes y madera debido a la falta de humedad.

- Problemas respiratorios como asma, alergias y catarros.

Funcionamiento

Los humidificadores tienen un mecanismo muy sencillo que consiste en llenar un depósito de agua y cerrarlo, para que después se evapore y salga a través de una abertura.

Tipos

Dependiendo del tipo de vapor existen tres tipos: vapor frío, vapor caliente y ultrasónicos.

Humidificadores vapor caliente: usan la evaporación por calor como método, con lo que podemos usar agua del grifo. Son más baratos que los ultrasónicos pero suponen un peligro por funcionar calientes y además elevan la temperatura ambiente. Son más aconsejables para usar en invierno, ya que elevan la temperatura del aire. La desventaja de este calor es que el chorro de vapor puede causar quemaduras.

Humidificadores de vapor frío: Un humidificador evaporativo simplemente absorbe el aire de nuestra estancia con la ayuda de un extractor y lo humidifica haciéndolo pasar por un filtro impregnado de agua. En algunos modelos recomiendan usar agua destilada ya que el equipo no la hierve antes y podría llevar microorganismos infecciosos. Muy recomendables para usar en verano o en ambientes con temperaturas altas.

Humidificadores ultrasónicos: estos humidificadores llevan un transductor que hace vibrar el agua a velocidad ultrasónica, haciendo que el agua se descomponga en un vapor muy fino y fresco. Además llevan un ionizador que emite iones negativos al ambiente, y atacan las partículas contaminantes del aire, manteniéndolo más limpio.

Antes de comprar un humidificador debemos tener en cuenta:

La capacidad del depósito: dependiendo del tamaño de la estancia para donde lo usemos necesitaremos uno u otro. Hay que calcular un litro de depósito por cada 10 metros cuadrados.

El ruido: que esté por debajo de los 30 decibelios para que sea silencioso.

Si incorpora humidistato: que permite controlar la humedad de la estancia con precisión

Tecnología antibacterias: pues el humidificador no necesita ser limpiado tan frecuentemente, esto implica una mayor duración del filtro de agua.


Purificadores: aire limpio

deshumidificador

Como complemento a un ambiente equilibrado en el grado de humedad, se presentan los purificadores de aire. Su funcionamiento consiste en captar el aire del ambiente mediante un ventilador y pasarlo por un potente filtro que atrapa las partículas nocivas, humos y otras impurezas

Muy útiles en zonas urbanas donde el aire está más sucio y suele filtrar al interior de las casas alérgenos como el polvo, los ácaros, virus, bacterias, polen, esporas de moho, además las descamaciones de mascotas y humo del tabaco. Con estos aparatos se puede reducir activamente la cantidad de partículas nocivas y ayudar a prevenir alergias, asma, resfriados y gripe.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

- Cómo la tecnología hace una casa más segura y eficiente

- Cómo encolar muebles de madera

- Cómo ahorrar iluminando tu hogar



Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba