Pedidosrealizados
Listassupermercado

Inducción, vitrocerámica o gas ¿Qué cocina elijo?

A la hora de cocinar, hoy en día podemos elegir entre tres tipos de placas: gas, vitrocerámica o inducción. La potencia, consumo de energía, limpieza y tipo de configuraciones de las placas de cocina son algunos de los puntos a tener en cuenta antes de decidirnos.

placa vitrocerámica

Placas vitrocerámicas

Es el tipo de cocina más frecuente en los hogares españoles. Las placas vitrocerámicas funciona por la generación de calor a través de unas resistencias eléctricas situadas bajo el cristal que transmiten el calor al recipiente. Lo único que el calor no solo afecta al recipiente, como sucede con las de inducción, sino que se extiende por toda la placa, lo que implica mayor riesgo de quemarse.

Ventajas

  • Son más baratas que las placas de inducción.
  • Son más fáciles de limpiar que las placas de gas. Sobre todo usando productos específicos para la limpieza de la vitrocerámica.
  • Se puede usar cualquier tipo de recipiente ya sea barro, cobre o hierro fundido.
  • Conservan mejor el calor residual una vez apagadas, lo que permite mantener calientes los alimentos una vez cocinados.

Inconvenientes

  • Consumen más energía ya que tardan más en calentar.
  • Son más delicadas que las cocinas de gas a la hora de su mantenimiento, ya que se pueden rayar o deteriorar con más facilidad.
  • Hay que tener más cuidado para no quemarse debido a que toda la placa se calienta.

Las placas vitrocerámicas son ideales para quienes buscan una opción más económica y convencional. Además permiten cocinar con recipientes de barro para los guisos más tradicionales frente a las de inducción que no dejan.

placa de inducción

Placas de inducción

Las placas de inducción ofrecen una tecnología que crea un campo magnético que a su vez induce un campo eléctrico que genera calor, de ahí el nombre. La inducción solo funciona cuando el recipiente se coloca sobre la superficie, lo que implica mayor seguridad, y ahorro basado en la ley Faraday, más eficacia y economía de energía y dinero. Eso sí, requiere recipientes específicos ferromagnéticos para la transmisión del calor, no vale cualquier cazuela.

Ventajas

  • Calientan mucho más rápido que las vitrocerámicas.
  • No hay peligro de quemaduras, ya que solo está caliente mientras está el recipiente encima.
  • Son más económicas porque consumen menos energía ya que el tiempo de precalentamiento se reduce a la mitad.
  • El mantenimiento es más sencillo ya que su limpieza es muy fácil al no quemarse los restos de comida que se quedan por la placa.
  • Son las más innovadoras del mercado. Muchos modelos incluyen funciones avanzadas de programación como Power Boost que permite hervir agua más rápidamente o Función Move que incorpora una zona de fuego de tres zonas con ajuste de temperatura diferente.

Inconvenientes

  • Son más caras que las vitrocerámicas.
  • No todos los recipientes sirven, solo funcionan con los específicos para esta superficie. Se distinguen porque llevan el símbolo de la espiral de la inducción.

La inducción es ideal para los que tienen poco tiempo para cocinar. Sus funciones avanzadas proporcionan una gran flexibilidad a la hora de optimizar los tiempos de preparación. Además los que tienen niños en casa agradecerán su seguridad, la mayoría vienen ya con bloqueo para niños.

cocina con gas

Placas de gas

El gas es lo que más se aproxima al fuego tradicional, por lo que suele ser la energía preferida por los profesionales. La gran ventaja de la placa de gas es que el control de la llama en los quemadores es muy visible y facilita un tipo de cocina más versátil ya que admite cualquier tipo de cocción (salteados o guisos a fuego vivo no son posibles en las placas de inducción).

Ventajas

  • Proporciona a tus alimentos una cocción más tradicional y versátil, gracias al control de la llama.
  • Gran ahorro energético: el gas siempre es más económico que las otras dos opciones eléctricas.
  • Proporciona la potencia requerida desde el primer momento y transmite muy rápido el calor.
  • Admite todo tipo de recipientes.

Desventajas

  • Mantenimiento y limpieza más complicado que las eléctricas. Se engrasan con más facilidad y los restos se queman y quedan en la superficie.
  • Menos seguridad que las placas de inducción. Hay que estar mucho más pendiente para comprobar que está correctamente apagada.

Las placas de gas son las que permiten más opciones a nivel culinario, por lo que son las favoritas para los cocineros profesionales. Son recomendables para los que disfruten cocinando, dediquen tiempo a ello y quieran un control total sobre los tiempos de cocción.

cuántos fuegos

¿Cuántos fuegos?

Independientemente del tipo de placa es importante decidir el tamaño y la cantidad de puntos de calor que necesitamos.

Por lo general, para un uso doméstico y cocinas de tamaño mediano o grande, lo habitual son cuatro zonas de cocción en placas vitrocerámicas y hasta cinco en las placas de gas.

Para espacios más pequeños hay placas de dos fuegos, tanto en vitrocerámica o inducción como en gas.

Las más versátiles en este aspecto son las placas de inducción. Cuentan con avances como zona extra grande con triple inductor, que ofrecen un plus de comodidad para cocinar desde varios recipientes pequeños a la vez hasta una paella; o zona flexible extendida para distintos niveles de fuego en el mismo área.

TODAS LAS PLACAS

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba