Juegos divertidos para la playa


Rosa Arman

Rosa Armán

Responsable de jardín en Carrefour.es

www.carrefour.es

Rosa forma parte del equipo de expertos que cada día

nos ofrecen los mejores consejos en Carrefour.es



juegos playa

La playa es un lugar magnífico para los niños porque aprenden a compartir juegos y a adquirir hábitos de higiene jugando con la arena y el agua.


Juegos de arena y playa para los más pequeños

Jugar con la arena supone para los niños, hasta los tres años, una forma de estimular los sentidos y coordinar su actividad motora. También ayuda a socializar con otros niños y a fomentar su creatividad al crear distintas formas con la arena, la pala, el cubo y el rastrillo. A partir de los cuatro años se pueden incluir también camiones, tractores, moldes de animales y coches para que puedan realizar construcciones más complejas, los inevitables castillos de arena, e inventar historias.


A tener en cuenta: los juegos de arena y playa son adecuados tanto para niños introvertidos como niños revoltosos porque tienen un efecto tranquilizador. Ayudan a los niños a concentrarse en una tarea y también a compartir sus juguetes con otros niños.


Una buena idea es construir diques o piscinas de arena cerca de la orilla, usaran sus juguetes para cabar la arena y llenar de agua el agujero. Perfecto para mantenerles entretenidos y fresquitos.


Los beneficios de jugar con hinchables

niña playa

Los hinchables aportan importantes beneficios en el desarrollo de las habilidades motoras del niño. El hecho de poder saltar, esquivar o tirarse con un hinchable en el agua facilitan que el niño desarrolle estas habilidades sin peligro. Y cuando son más pequeños, apretar los hinchables ayuda a fortalecer las manos.


A tener en cuenta: las colchonetas y barcas hinchables favorecen el juego en grupo, los niños aprenden a compartir y hacen amigos. Si no saben nadar bien, no es recomendable utilizar colchonetas ni barcas hinchables ya que vuelcan fácilmente, sobre todo si hace viento.


Al final un día de juegos se puede incluir una actividad más relajada como volar cometas, siempre que el viento lo permita, donde se mezclan mayores y pequeños.


Flotador, manguito o chaleco ¿Cuál elegir?

El uso de flotadores y manguitos en la playa es muy habitual para evitar que los niños se puedan ahogar cuando no saben nadar. Sin embargo, hay que tener cuidado porque se pueden producir accidentes. Si el flotador o los manguitos son demasiado grandes para el niño, en caso de ahogamiento pueden perderlos sin que sirva para mantenerlos a flote. Otro problema es que los niños se den la vuelta con el flotador quedando la cabeza dentro del agua. Los niños dentro del agua siempre tienen que estar supervisados por un adulto, aunque lleven puestos los manguitos o flotadores.


A tener en cuenta: las recomendaciones del Ministerio de Sanidad de utilizar chaleco salvavidas cuando los niños están dentro del agua o en la orilla. También se debe usar el chaleco cuando se sube en las barcas o se practica algún deporte náutico, aunque sepamos nadar.


Para aprender a nadar son muy útiles los churros de polietileno flexible porque proporcionan mayor libertad de movimientos. El problema es que si lo suelta el niño se hunde por lo que es bueno que también lleve manguitos.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

- Estos muebles te ayudan a cuidar de los bosques

- Planes de verano en tu jardin

- Cómo elegir la colchoneta hinchable ideal