Plancha o moldeador, ¿cómo elegir la mejor opción?

Puede que suene disparatado, pero en los años 60 y 70 era habitual que las mujeres utilizaran para alisarse el cabello una plancha de la ropa. Afortunadamente, esa práctica tan peligrosa como poco saludable para el pelo quedó atrás, y hoy en día podemos encontrar multitud de aparatos que alisan y moldean el cabello en poco tiempo y sin dañarlo.

plancha pelo

Entre la enorme variedad de modelos de planchas y moldeadores que existe en el mercado y las particularidades del cabello, elegir uno de estos aparatos puede convertirse en una difícil tarea. Así que analicemos, paso a paso, todos los factores que influyen en el proceso de compra.

Cada cabello es único

Tanto si lo que queremos comprar es una plancha para el pelo como un moldeador o rizador, partiremos de una premisa universal: cuanto más baja sea la temperatura a la que sometamos el cabello, menos sufrirá este. Así que, dependiendo del tipo de pelo que tengas, necesitarás una plancha o moldeador que funcione a una temperatura o a otra.

Cuando el cabello es fino es muy importante que la plancha o moldeador que elijamos tenga un regulador de temperatura que permita hacerlo funcionar a menos de 140º. Si superamos esta temperatura, sobre todo si el pelo ha sido tratado químicamente (tintes o decoloraciones), corremos el riesgo de que pierda su humedad natural y se dañe, o que adquiera un aspecto encrespado.

Si el cabello es normal (ni fino ni grueso), la temperatura de la plancha o del moldeador puede ser de entre 150 y 190º, con lo que no necesitaremos que el aparato incorpore un regulador, ya que ese rango de temperaturas es el que desarrollan por defecto. Y en el caso de los cabellos gruesos, es recomendable que nuestro dispositivo sea capaz de alcanzar temperaturas superiores a los 180º (aunque no es bueno pasar de los 200º). Solo con ese calor podremos “domar” el pelo grueso y rizado.

Planchas de pelo

planchas pelo

Podemos encontrar planchas para el pelo con las placas anchas, ideales para ahorrar tiempo y recomendadas para medias melenas y pelo largo; con placas de grosor medio (2-3 cm), muy versátiles ya que sirven para todo tipo de pelo y tanto para alisar como para ondular, y con placas pequeñas, ideales para llevar de viaje o para alisar solo el flequillo o pelos cortos. Además, atendiendo a la forma en que se cierran sobre el cabello, hay placas flotantes y placas basculantes, que reparten el calor de forma más homogénea y consiguen crear ondas mejor definidas.

Las piezas más importantes de una plancha para el pelo son las placas a través de las cuales pasamos el cabello, que alisan gracias al calor que emiten. La mayoría de ellas están fabricadas en cerámica o en titanio, aunque algunas marcas están desarrollando nuevos materiales:

Moldeadores

planchas pelo

Como los moldeadores no tienen placas, en este caso lo que marca la diferencia entre unos y otros es el barril o los barriles sobre los que se coloca el pelo para rizarlo. Por un lado, están los moldeadores con un solo barril y una pinza para sujetar el cabello, que a día de hoy son los más populares y los más vendidos. Pero también están los que no tienen pinza; son algo más baratos, pero también más difíciles de utilizar. Tienen la ventaja de que dañan menos las puntas y no dejan ningún tipo de marca. Por último, están los moldeadores con doble o triple barril, que sirven para ondular el cabello además de crear rizos. El grosor del moldeador determinará el tamaño de los rizos obtenidos.

En lo que respecta al material con que están fabricados los moldeadores, es preferible optar por los de cerámica y turmalina ya que, aunque son más caros, protegen más el cabello que los de acero, y lo cargan de iones negativos que evitan la acumulación de electricidad estática.

Accesorios y seguridad

Igual que ocurre con otros pequeños electrodomésticos de uso manual, es conveniente que la plancha o el moldeador incorporen un cable giratorio, que evita enredos y nudos al utilizarlo. Además, sería recomendable buscar un aparato con sistema de apagado de seguridad, por si en algún momento de descuido se queda encendido. Muchos fabricantes indican el tiempo de enfriado de sus productos, así que sería interesante comprar uno que no tarde mucho en hacerlo, para poder guardarlo enseguida tras su uso.

En los casos en que la plancha o el moldeador con una pequeña pantalla táctil con la que regular la temperatura, es bueno que tenga la opción de ser bloqueada, para no modificar su configuración por error. Por último, también puedes prestar atención a pequeños detalles como el estuche del producto, si este cuenta con un anillo para colgar o si el cable se puede mantener enrollado mediante un velcro.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

CONDICIONES DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Condiciones Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba