Robots de cocina, ¿con cuál me quedo?

Hace unos años, un robot de cocina era un pequeño electrodoméstico que nos ayudaba a cortar, picar y trocear alimentos. Incluso se atrevía a exprimir naranjas y, con un poco de suerte, a licuar. Pero hoy en día, estas máquinas se han convertido en auténticos chefs eléctricos capaces de preparar un menú completo por sí solos. Pero, a la hora de adquirir uno, ¿cuál es el más recomendable?

elegir robots de cocina

Pensar antes de comprar

Hay una serie de preguntas que debemos hacernos antes de comprarnos un robot de cocina. Sus funciones no son como las de una batidora, y no siempre el más caro o el más completo será el más adecuado para nosotros. ¿Qué uso le voy a dar y con qué frecuencia? Lógicamente, la respuesta no será la misma si hablamos de una familia numerosa que de alguien que vive solo; si tenemos un presupuesto de 200 euros o de 900; si es para un “cocinillas” al que le gusta experimentar o si es para alguien que cocina siempre las mismas cosas y solo quiere ahorrar tiempo.

Preparar la comida es un proceso que consta de dos partes: el procesado de los alimentos y su cocinado. Durante el primero, cortamos, picamos, molemos o rallamos, y durante el segundo aplicamos calor para hervir, asar o freír los alimentos.

La mayoría de los robots de cocina que hay en el mercado nos ayudan con el procesado de alimentos y algunos, con el cocinado. Existe un tercer tipo capaz de llevar a cabo todo el proceso.

Con calor o sin calor

La primera decisión a tomar es si queremos que nuestro robot tenga la capacidad de cocinar o nos basta con que sirva para la preparación de alimentos. Si es así, el precio subirá considerablemente, pero nos ahorraremos tener que manchar varios cacharros, y podremos dejar que él solo se ocupe de todo el proceso. Y si queremos prescindir del cocinado, el precio bajará, pero tendremos que asumir que buena parte de la elaboración de la comida estará en nuestra mano.

Los robots de cocina tienen múltiples funciones: pican, muelen, rallan, baten y algunos incluso amasan. Además, hay otros electrodomésticos como las amasadoras, las batidoras de vaso y las licuadoras que nos facilitan procesos tediosos de manera aislada.

elegir robots de cocina

Las ollas programables son un tipo de robot que cocina del modo y a la hora que le digamos. Eso sí, tendremos que introducir los alimentos ya preparados, porque no tienen la capacidad de hacerlo por sí mismas.

Todo en uno

El robot que es capaz de realizar todas las funciones tradicionales y, además, cocina es un procesador de alimentos. Es el más completo de todos, y lo podemos encontrar de muchas formas, tamaños y fabricantes, pero suele ser muy caro. Por ello, es importante plantearnos si es esto lo que buscamos o si sería suficiente con otro robot menos versátil.

El tamaño de la cocina y nuestro presupuesto serán los primeros posibles obstáculos que nos separen del robot de nuestros sueños.

También influirá en la decisión el tipo de cocina que hagamos en casa: si nunca hemos hecho repostería ni pensamos hacerla, puede que la función amasadora nos sobre. Y la frecuencia de cocinado, ya que si comemos siempre fuera de casa y cocinamos una vez al mes, un robot con todos los extras puede ser demasiado.

Si tenemos claro que queremos un procesador de alimentos completo debemos tener en cuenta tres factores fundamentales: su peso, porque un aparato de más de 7 kilos será incómodo de mover y de limpiar; su capacidad, porque el cálculo aproximado es de un litro por comensal, y las funciones que incorpora. Ya que vamos a hacer un desembolso considerable, observemos que el robot sea capaz de hacer, como mínimo, lo que tenemos en mente.

TODOS LOS ROBOTS DE COCINA


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

'Apps Carrefour'
Volver arriba