Cómo elegir tus muebles de jardín

escalera

La primavera, el verano y unos otoños cada vez más cálidos y agradables son buenos momentos para aprovechar y hacer vida en el jardín o la terraza.

Para disfrutar plenamente de los espacios al aire libre de nuestro hogar existe una amplia gama de mobiliario que se adapta a nuestras necesidades y preferencias, así como a la disponibilidad de espacio y a las alternativas de mantenimiento y almacenamiento que más nos convienen.


Muebles de plástico

escalera

Materiales como la resina son baratos, ligeros y manejables, lo que les convierte en una opción muy práctica, especialmente si tienes una terraza y ésta no es de grandes dimensiones. Otras ventajas son que son apilables y, por lo tanto, fácil y rápidamente almacenables, y que resisten bien las inclemencias del tiempo, hasta el punto de que pueden dejarse a la intemperie. También son fáciles de limpiar y exigen un mantenimiento mínimo, con lo que, además de ser económicos, no ocasionan gastos adicionales.

Entre sus desventajas están esa ligereza que, si tu jardín o terraza está ubicada en una zona en la que soplan fuertes vientos, no los convierte en la mejor alternativa, ya que pesan poco y presentan menor estabilidad. Otro de los inconvenientes es los diseños no son muy variados. Sin embargo, esto está comenzando a cambiar y, actualmente, hay líneas de mobiliario de plástico vanguardistas y atractivas. Además, siempre está el recurso a los elementos textiles embellecedores: cojines, colchonetas, almohadones pueden otorgar un nuevo y sofisticado look a unas sillas o tumbonas sencillas.


Muebles de forja

escalera

Los muebles de forja son un poco más caros, pero también pesados y muy estables. Suelen tener un diseño muy atractivo, bien el tradicional con labrados o más moderno, con formas rectilíneas y minimalistas. Por su solidez son ideales en zonas ventosas, aunque hay que tener cuidado con la lluvia causa de la oxidación. Es recomendable que cuenten con una capa de pintura especial que los proteja de la humedad y que dispongas de un espacio en los que puedas guardarlos durante el invierno para evitar sobrecostes de mantenimiento. No son los más aconsejables si tu intención es moverlos con frecuencia debido a su peso.


Muebles de aluminio

escalera

Se trata de un material que ha ido ganando puntos en los últimos años y es uno de los favoritos de los consumidores. El mobiliario de aluminio es muy resistente a las inclemencias del tiempo y también a los agentes corrosivos. A ello se suma su ligereza, que permite transportarlo sin esfuerzo, por lo que es una buena opción si tienes un jardín grande en el que vas persiguiendo el sol o si quieres colocarlos en una terraza. Es, asimismo, un material que asimila bien los golpes y que se limpia de manera sencilla. El diseño suele ser rectilíneo y minimalista, lo que le otorga un aspecto industrial muy atractivo.


Muebles de madera

Todo un clásico de los jardines, los muebles de madera son muy populares y demandados por su su ligereza y belleza. Este tipo de muebles se integran perfectamente en los espacios naturales, sean cuales sean sus características o diseño, y resultan muy atractivos. El precio depende de la madera de la que estén fabricados. El mobiliario hecho de maderas tropicales como el balau o el iroko es más barato; el de teca es más caro por su mayor robustez y porque presenta ventajas específicas como la autosegregación de un aceite protector que lo impermeabiliza frente a la humedad y las plagas.

A pesar de los tratamientos cada vez más avanzados a los que se la somete, entre los inconvenientes de la madera está una mayor vulnerabilidad a las inclemencias del tiempo y a plagas como la de las termitas o los hongos. La exposición al sol hace que pierda color, los cambios de temperatura dilatan la madera y pueden causar grietas, y la humedad acaba deteriorándola y acabando con su brillo. Es conveniente que dispongas de un lugar donde guardar estos muebles durante el invierno y que tengas en cuenta que tendrás ciertos costes de mantenimiento –aceites, barnices, repelentes, etc– si quieres que luzcan perfectos cada verano.


Muebles de fibras

escalera

Otro gran clásico, aunque reinventado. ¿Quién no recuerda las setenteras sillas de mimbre con el respaldo en forma de abanico? Hoy día los diseños han cambiado mucho y se encuentran líneas modernas y muy sofisticadas. Los muebles de mimbre, junco o bambú tienen grandes ventajas, como su perfecta integración con el paisaje; su ligereza, que permite trasladarlos fácilmente; y su relativa robustez pese a su apariencia frágil. Además, el el trenzado impide que el agua se acumule entre las fibras y la humedad deteriore los muebles. Debes procurar, eso sí protegerlos durante los meses de invierno.

En la actualidad un nuevo material se ha sumado a las fibras tradicionales: el ratán, una planta procedente de Indonesia elástica y muy resistente que ofrece un aspecto muy atractivo. También puedes encontrarlo sintético, con un acabado muy parecido al original y a un precio bastante más económico.


Elementos textiles

Ya tengas muebles de hierro, acero, madera, plástico o fibra, a todos ellos, especialmente a sillas, sillones, sofás, mecedoras y tumbonas, seguramente les incorporarás cojines, almohadones y colchonetas para hacerlos más cómodos y embellecerlos. Las opciones son infinitas y también los diseños, pero es importante que estén especialmente fabricados para resistir en el exterior. Es aconsejable que sean tejidos sintéticos, como el poliéster o el nailon, y que, en caso de tratarse de estampados, estén impresos con procedimientos que impidan que el sol o la lluvia los destiña o dañe los colores.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

- Cómo hacer un columpio para el jardín

- Cómo cortar el cesped

- ¡Nos vamos de picnic!



PRODUCTOS DESTACADOS

 
Lo sentimos, el producto no está disponible actualmente en Marketplace.
??? marketplace.toHomeExceptions.codmp0 ???