Los falsos amigos del contenedor de vidrio

¿Qué envases podemos depositar en el iglú verde?

Pese a lo que pueda parece, no todo lo que consideramos vidrio o cristal debe ser reciclado en el contenedor verde. Es más, el no separar correctamente algunos tipos de residuos a la hora de reciclarlos puede complicar la gestión del reciclado del vidrio ‘de verdad’.

Así, objetos tales como una ventana, una bombilla o un vaso, que en un primer momento podríamos percibir como vidrio, desde el punto de vista del reciclado no lo son. Se trata de los denominados incorrectamente ‘cristales’.

Científicamente, el cristal se define como un sólido que se encuentra de forma natural en el medio ambiente y que presenta una estructura molecular geométrica y ordenada como, por ejemplo, el cuarzo o la sal. Por el contrario, el vidrio es, en general, de origen artificial y resulta de la fusión de varios materiales a altas temperaturas -sílice, sosa y caliza- no presentando una estructura molecular ordenada ni simétrica.

Ahora bien, existe un vidrio de ‘más categoría’ (para entendernos), que por su gran transparencia y su parecido al verdadero cristal natural denominamos comúnmente ‘cristal’ o para ser más exactos ‘vidrio cristal’.

Es decir, fuera del ámbito puramente químico, la denominación de ‘cristal’ hace referencia a un tipo de vidrio con un porcentaje de alrededor de un 25% de plomo (desde un 20% hasta un 40%) que le da sus características especiales y un aspecto más brillante y transparente imitando al cristal de roca natural. A este grupo de ‘vidrios cristales’ pertenecen copas y vasos, elementos de decoración, ventanas o vidrios planos en general, etc..

Estos materiales se parecen mucho al vidrio de los envases pero, sin embargo, no funden a la misma temperatura y por lo tanto dan lugar a inclusiones en el proceso de reciclado que fragilizan el producto final. La vajilla de vidrio, por ejemplo, es la mayoría de las veces un tipo de cerámica transparente que se funde a una temperatura mayor que la de una botella, de manera que si no es separado correctamente antes de ser introducidos en el horno, puede dar lugar a que aparezcan pequeños trozos de esa vajilla en los objetos terminados. El plomo además, se posa en el fondo de los hornos de fundición durante el proceso de reciclado atacando al ladrillo refractario del mismo.

Por lo tanto, en los contenedores verdes sólo deben ir, de manera general, los envases de vidrio (es decir, botellas, frascos y botes usados para conservas o yogures, etc.,) que hayan contenido sólidos o líquidos.

Los ‘vidrios cristales’ como la vajilla, vasos y copas, utensilios culinarios tales como fuentes y recipientes, vitrocerámicas, bombillas, parabrisas, pantallas o también otros vidrios como las porcelanas, la cerámica, el gres, espejos y vidrios opalinos, vidrio armado, baldosas, azulejos, terra-cota, etc. Deben ser reciclados en un punto limpio por su alto contenido en plomo o en otras sustancias y por su mayor temperatura de fusión, para ser tratados en otra cadena de reciclaje.

No podemos olvidar que, como primer eslabón en la cadena de reciclaje somos responsables no solo de la cantidad sino también de la calidad del proceso de reciclado.

Descargar

Ventajas

RECOGIDA EN HIPERMERCADOS

DEVOLUCIÓN EN HIPERMERCADOS

Devolucion en Hipermercados

FINANCIACIÓN

Financiación

APPS CARREFOUR

Apps Carrefour
Top